You are reading
  • Home
  • » Cuentos cortos

Lucrecia Ramos

  • Posted by on October 24, 2012 at 1:02 PM

Lucrecia Ramos

enfermeraCuando apenas se insinuaba infante, escasos seis años, dientes de leche, zapatos rotos y sin hermanos, Enrique Ramos quedó huérfano al morir su madre de una enfermedad del alma: nostalgia. Nostalgia por la muerte de su esposo amado.

La tía Lucrecia Ramos, viuda, rica y pretenciosa, lo recogió a regañadientes. “Infeliz de mi hermano venir a joderme con esta carga”, refunfuñaba entre dientes.

Al mes lo internó en un seminario, lejos de casa, en un pueblo lejano. Allí Enrique Ramos cursó la primaria y el penúltimo grado de bachillerato hasta que lo expulsaron por indisciplina: Le hizo el amor a Ana María, la sobrina del cura del orfanato.

Pasaron muchos, pero muchos años y nunca se volvió a saber de Enrique Ramos. Un amigo cercano juró que Enrique Ramos había muerto de tristeza como un perico sin pareja.

Y pasaron muchos años más…

En su lujosa mansión, rodeada de seres inertes, enfermó Lucrecia Ramos y solicitó enfermera. La mano cariñosa los remedios le daba, la voz angelical las horas le endulzaba.

Y en el ocaso de la vida, Andrea, la médica, era su única compañera.

— “Dios te bendiga, primor de mi vida, de buenos padres debes ser nacida” –dìjole una tarde la vieja enternecida.

— “Nunca tuve familia pues me crié en un orfanato. De mis padres sus nombres: Ana Maria el de mi madre, Enrique Ramos, mi padre”.

Esa misma tarde Lucrecia Ramos murió de un infarto.

“Una profunda tristeza desgarró su corazón”, dictaminó Andrea, la enfermera de cabecera.

CUENTOS Y MORALEJAS

  • Posted by on July 22, 2012 at 12:19 PM

CUENTOS Y MORALEJAS

El soldadito valiente

  • Posted by on August 22, 2010 at 3:30 AM

El Soldadito Valiente.

Para alcanzar la independencia de Colombia hubo batallas entre Realistas y Criollos. El ejército español era comandado por el arrogante coronel Barreiro. Los dos ejércitos se enfrentaron el 7 de Agosto de 1819. Bolívar llevó al campo de guerra a Pedro Pascacio Martínez, campesino de trece años nacido en Belén de Cerinza, al cual había nombrado Ordenanza para cuidar sus caballos. El mozalbete fue reclutado por Bolívar cuando venía de atravesar la cordillera de los Andes desde Venezuela. Pedro Pascacio era pobre y el poco dinero que ganaba lo enviaba a sus padres. Llegó el día de la batalla en los campos de Boyacá, donde Bolívar obtuvo la victoria final sobre el ejército Realista asegurando la independencia del nuevo país. Las tácticas del Libertador, junto a la gran arremetida de Santander en el puente sobre Teatinos, lograron la victoria.

Viendo perdida la confrontación en donde cayó prisionera la tercera parte de su ejército, Barreiro quiso huir del terreno para pedir refuerzos a España y conformar un nuevo ejército. Pedro Pascacio se dio cuenta del suceso que había pasado inadvertido para los demás. El soldadito valiente, armado con una lanza, alcanzó al fornido coronel que se había escondido en unos barrancos que bordeaban el río. Cuando Barreiro vio que el muchacho le caía encima, acosándole con terribles lanzadas que chocaban contra su coraza de hierro, sacó una faja repleta de monedas de oro y la ofreció al muchacho:

–Son para ti si me os dejáis escapar. –El soldadito, sin dejar de amenazarlo con su lanza, lo miró en silencio.

–Aquí tengo más oro. –y sacó del bolso una cantidad mayor. Luego se quitó los valiosos anillos y las cadenas y se las ofreció.

–¡Está detenido! ¡Si trata de escapar lo mato! –amenazó con voz firme Pedro Pascacio.

–¡No seas estúpido, muchacho! ¡Déjame ir! Con este oro vivirás con tu familia sin tener que trabajar. Bolívar te paga una miserableza que no te alcanza ni para comprarte unas botas.

El Congreso condecoró al soldadito valiente con La Orden de Boyacá y le asignó una miserable pensión de quince pesos.

Barreiro sacó más oro y joyas de sus bolsillos, pero el soldadito no las aceptó. Bolívar quedó estupefacto al ver al comandante del ejército Realista capturado por el mozalbete de sus caballos. Abrazó al chico y le dijo:

–Eres el soldado más valiente de mi ejército porque no te dejaste sobornar por el oro de Barreiro, el enemigo más peligroso de la patria.

El Congreso condecoró al soldadito valiente con La Orden de Boyacá y le asignó una pensión de quince pesos.

El juego del otro

  • Posted by on August 22, 2010 at 3:26 AM

juego del otro Carlos y Miguel fueron a la final de microfútbol en el parque del barrio donde vivían y para disfrutar la ocasión, llevaron una canasta con emparedados, empanadas, jugos y dulces. Una vez en el lugar se sentaron en una banca. El juego inició en medio de la gritería de los hinchas. Los dos amigos, de entrada, engulleron empanadas acompañadas con jugos. Minutos después se produjo un gol por parte del equipo del cual eran simpatizantes. Carlos y Miguel saltaban llenos de dicha. Un rato después, el equipo contrario marcó el gol del empate, al tiempo que un jugador abandonaba el juego por lesión de un tobillo. Entonces los jugadores del equipo fueron a la banca en donde estaban los dos amigos y dirigiéndose a Carlos le dijeron:

–Oiga, hermanito, danos una mano, ven a reemplazar a Rafael que se jodiò el tobillo.

–Sucede que no vengo preparado. No tengo guayos, ni pantaloneta, ni protectores, ni…

–Tranquilo –interrumpieron los del uniforme–. No te preocupes, aquí te damos todo. Camine, no sea mala persona, venga a jugar.

Carlos miró a Miguel quien, disimuladamente, hacía señas para que no aceptara la propuesta.

–No sé, amigos. No estoy en forma para jugar ahora. Tal vez en otra oportunidad.

–No, Carlos. Cómo nos haces tamaño desplante aquí en público. Observa a su alrededor: todos te miran. Johana se pondrá feliz cuando sepa que, gracias a ti, ganamos el campeonato. ¡Deja la indecisión y métete al juego! –y comenzaron a gritar–: ¡Carlos!.. ¡Carlos!..

Miguel halaba la camisa a su amigo para que no aceptara, pero Carlos no aguantó la presión, se bajó de la banca y se metió al juego.

Miguel, al verse solo, se comió todo el “mecato”. El juego terminó empatado. Carlos llegó a la banca en estado lastimoso. Cojeaba de la pierna derecha, traía las rodillas peladas, un chichón en la frente, los codos hinchados y se quejaba de los patadones que le habían propinado. Miguel lo miró con ironía y le dijo:

–¡Idiota que eres! ¿Cómo te dejaste convencer tan fácilmente? ¿No la estábamos pasando bueno aquí para ir a que te dieran de patadas? ¿Por qué te dejaste meter en el juego? Mirá a ver si la próxima vez tenés carácter para decir ¡NO!

Carlos, dejándose caer en la banca, respondió:”Pendejo que es uno. Me habría ahorrado esta golpiza si no me hubiera dejado meter en el juego”. Todo por no saber decir ¡NO JUEGO!

El buey viejo

  • Posted by on August 22, 2010 at 3:23 AM

buey Un campesino utilizaba un buey para pisar barro. Amarrado por el pescuezo giraba alrededor de un palo. Esto la había hecho el buey por veinte años. ¡Veinte años pisando barro alrededor de un palo!! Un día, el labriego encontró al buey parado y, por más que le daba vara, el animal no respondía. El labriego supo que el buey había envejecido, entonces decidió venderlo. Lo llevó al río y lo bañó con champú; cepilló el pelo con aceite para que brillara y limpió con crema dental los cuatro dientes que le quedaban. Volvió al camino y se paró a la orilla de la carretera con un letrero de venta. Vino una camioneta que se detuvo y descendió un matrimonio.

–Es hermoso mijo, cómprelo para la finca, lo amarramos a la carreta y nos vamos por entre los árboles a dar un romántico paseo. ¡Romántico! –dijo la esposa.

–Está bien mujer. Hágase tu voluntad — y el buey fue comprado.

Ya en la hacienda, uncieron el buey a la carreta y fueron a dar el anhelado paseo, pero… ¡problema!, en el primer árbol que encontró comenzó a dar vueltas. El terco cotral giraba sin hacer caso de los latigazos. Confundidos por el atípico comportamiento, lo llevaron al veterinario quien dictaminó una avitaminosis aguda y falta de fuerzas para caminar en línea recta. El doctor recetó sendos frascos de vitaminas y suero reconstituyente. Unos días después el buey había engordado y se veía fuerte y sano como salido de un Spa. Así que a dar el romántico paseo.

–-¡Arre, bueycito! –le decían, cariñosamente, para que el bruto caminara, pero en el primer árbol que encontró, otra vez el terco cotral… ¡Déle la vuelta al palo!..

–Mi amor, este animal debe estar enfermo de la cabeza, alguna fijación mental. Este castrado lo que necesita es un psicólogo y no un veterinario.

–Pues si viejo, estoy de acuerdo. Hay que llevarlo donde el psicólogo de cuadrúpedos.

El doctor lo sometió a sesiones de terapias mentales, catarsis, transferencias, regresiones a la etapa fetal y vidas anteriores.

–¡Quedó nuevo!, con mente de triunfador –Conceptuó el científico.

–¡A disfrutar nuestro romántico paseo! –exclamó la señora cuando vio al buey con ánimos de luchador y con cara de decano de la universidad….Y en el primer árbol que encontró: ¡Déle la vuelta al palo!..¡Déle la vuelta al palo!..

–Oiga, mija, definitivamente la fuerza de la terquedad es más poderosa que la misma gravedad.

¿ QUÉ NOS DEJA EL AÑO QUE TERMINA ?

¿ QUÉ NOS DEJA EL AÑO QUE TERMINA ?

¿QUÉ NOS DEJA EL AÑO QUE TERMINA? Nos deja el sabor amargo del jugo cítrico sin azúcar.  El sabor del desengaño en las personas que creíamos. La frustración por las expectativas y deseos no satisfechos.  El resentimiento por quienes no fueron recíprocos con nuestras bondades. ...

LA RELIGIÓN DEL DINERO

LA RELIGIÓN DEL DINERO

EL CULTO AL  DINERO Actualmente es la religión más grande y poderosa sobre la faz de la tierra. Su origen se remonta a la historia de Moisés por el desierto del Sinaí conduciendo al pueblo hebreo a la tierra prometida. Todo comenzó cuando Moisés bajó del monte Horeb con los mandamiento...

NUEVA PÁGINA DE LOBITO en FACEBOOK

APRECIADOS AMIGOS !! A PARTIR DE HOY ESTARE PUBLICANDO MIS TEXTOS EN MI PAGINA OFICIAL, LES AGRADEZCO QUE SIGAN RECIBIENDO LAS NOTIFICACIONES ATRAVES LA PAGINA DE FANS EN LA DIRECCION https://www.facebook.com/cuentosdelobito SOLO ES DAR EN "ME GUSTA" LOS ESPERO POR ALLI :) GRACIAS Cuen...

! PARA TENER LA RAZÓN NO HAY QUE OFENDER !

! PARA TENER LA RAZÓN NO HAY QUE OFENDER ! Para tener la razón no hay que ofender al otro Para tener la razón no hay que gritar al otro Para tener la razón no hay que degradar al otro Para tener la razón no hay que injuriar al otro Para tener la razón no hay que maltratar al otro ...

CUENTO EN VALORES

CUENTO EN VALORES

CUENTO EN VALORES Había un emperador que siempre preguntaba a los sabios que lo visitaban en su palacio : "¿Quién es el mejor entre los hombres ? ¿Qué momento en el tiempo es el más bendecido ? ¿Qué acto es el más beneficioso ?". Durante un largo tiempo no logró obtener respuest...