EL AMOR ES SACRIFICIO.

AMOR No hay calor sin fuego ni humedad sin agua, igual no hay AMOR SIN SACRIFICIO.

El uno implica al otro, son siameses, no se pueden separar. No existe la humedad por acá y el agua por allá. Siempre van juntas.

La madre ama al hijo y se sacrifica por él. El amigo que en verdad ama al amigo se sacrifica por él. “Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos” (Juan 15:13)

El amante y el amado se funden en el amor: Romeo y Julieta, porque el amor es sacrificio.

Jesús se sacrificó por amor a los demás, dando el mejor ejemplo de que EL AMOR ES SACRIFICIO.

Cuando amamos sinceramente a alguien, nos sacrificamos para que esa persona sea feliz. Porque el sacrificio es la moneda del amor.

Cuando uno ama de verdad a la otra persona, sea hijo, madre, esposo, pareja, amigo, sólo se busca una sola cosa: !Hacerlo Feliz!, sin importar los sacrificios que tengamos que hacer.

Amas a Dios en el perdón del daño que te hacen los demás., porque el amor es el sacrificio del ego.