LA MENTE Y EL SUFRIMIENTO

MENTE La mente, como el espacio o la gravedad, es una sola. No hay dos mentes, una positiva y otra negativa. No hay un espacio negativo y otro positivo, como tampoco existe una gravedad negativa y otra positiva

No hay dos mentes, una positiva y otra negativa. La llave con la que abres la puerta es una sola. Si la giras a la derecha abre y a la izquierda cierra. No tienes dos llaves: una para abrir y otra para cerrar.

Igual va con la mente: de acuerdo a como la gires o uses se habla de mente positiva y mente negativa, pero en esencia la mente es una. La mente es energía y la energía se puede utilizar para sanar o para enfermar. Por lo tanto, de acuerdo al uso que le des te esclaviza (mente negativa) o te libera (mente positiva). Te esclaviza en la ignorancia o te libera de ella.

La mente es la fuente del sufrimiento en el ser humano. Es la mente las que nos hace sentir cosas. Si piensas que eres un fracasado, ¡fracasado eres! No porque así sea, sino porque así te lo crees. La mente es muy mala consejera, ¡no le creas todo lo que te dice!

En el sueño profundo, cuando la mente está desactivada, es un estado de paz total. La ausencia de pensamientos es la paz mental.

La esclavitud es la mente que todo lo desea, que por todo se aflige, que se aferra a todo, que de todo se apodera, mente metiche que se siente desdichada por todo y por todo siente ira: mente que se apega a todo y que nunca está contenta con lo que tiene.

Así como la tela es una trama de hilos, igual la mente es una trama de pensamientos. No hay otra cosa fuera de los pensamientos que se llame mente. ¡La mente son los mismos pensamientos!

Alfonso “Lobito” Amaya