VALOR HUMANO: EL AMOR

MAGIACuento No.5. —EL MAGO Y EL SANTO. Dos amigos estudiaban en el mismo colegio y salón. A uno de ellos le encantaba lo mágico, siempre se le veía leyendo libros y revistas sobre temas fantásticos o viendo películas de magia; pero al otro chico le gustaba lo espiritual, leía libros de vidas de santos y todo tipo de literatura religiosa y mística. Cuando terminaron los estudios se separaron, se fueron para diferentes países y dejaron de verse por muchos años. Pero el destino los volvió a juntar, y fue así que un día ambos venían caminando en direcciones opuestas por un viejo sendero polvoriento, y cuando se encontraron, explotaron de alegría y se dieron un prolongado y afectuoso abrazo. Estaban felices de haberse reunido después de tanto tiempo, más de cuarenta años sin verse.

Hablaron con tanta intensidad que las horas pasaron, y el sol ardiente les hizo dar una sed espantosa. Llegaron a un viejo y abandonado pozo de agua y vieron que el agua estaba como a treinta metros de profundidad. Como no tenían forma de sacarla para saciar la sed, el mago, usó su poderosa magia y, al momento, ! se convirtió en un pájaro! … que voló hasta el fondo del pozo y bebió el agua. Luego regresó del oscuro y profundo hoyo y le dijo a su amigo que si quería, con su poderosa magia, él podía convertirlo también en un pájaro para que bajara al fondo del pozo y calmara la sed; pero el amigo le dijo que no había necesidad, entonces se paró al borde del pozo, juntó sus manos en oración, y alzando los ojos al cielo dijo: “Señor, tengo sed”. Al instante, como por arte de una magia desconocida para su amigo, el agua subió desde el fondo del pozo hasta desbordar las orillas, y el buen hombre bebió hasta saciarse. Los pájaros y otros animales también vinieron a beber…..y el agua siguió saliendo y se formó una fuente donde todos, animales y humanos venían a saciar la sed.

______________________________________

Lobito: Bien. ¿Qué les gustaría ser, el mago o el santo?

Estudiantes: (al unísono). ¡El santo!

Lobito. ¿Por qué?

Estudiante. Porque lo que hace el mago es para su beneficio, en cambio lo que hace el santo es para ayudar a los demás. Un mago hace magia por el interés del dinero o del aplauso. Un santo hace cosas para ayudar a los pobres. Los santos ayudan sin interés.

Estudiante: Además, el santo creó la fuente de agua y todos se benefician. El mago lo que hace es para su beneficiarse él. Bueno, aunque el mago es muy entretenido y nos hace pasar buenos ratos. Los magos cobran por hacer lo que hacen y se quedan con el dinero y un santo no cobra nada.

Estudiante: A mi el cuento me gustó muchísimo, porque me fascina la magia, pero en ese relato me gustaría ser el santo, porque es chévere tener lo que uno necesita con sólo pedirlo a Dios. !UF! tener a Dios como amigo, queda uno hecho para toda la vida.

Lobito: ¡Saben como hacer de Dios el mejor de los amigos?

Estudiantes: Sí, como tú nos enseñaste: !Amando a todos y sirviendo a todos sin esperar nada a cambio!. Así como la mamá ama y cuida al niño por amor a su hijo, nosotros debemos ayudar y cuidar a los demás por amor a Dios.