luz(Cuento No. 13). EL NIÑO Y EL ESCULTOR. Había una vez un niño que era amigo de un escultor que se llamaba Miguel Ángel. Como el tallador de piedra vivía en la misma cuadra del pequeño, el chiquillo cuando salía del colegio iba donde el artista a ver las esculturas. Una vez el niño ingresó al taller del escultor y quedó admirado al ver una piedra blanca, tan grande como una nevera. Impactado por el tamaño de la roca le preguntó al escultor cómo había hecho para traer hasta el taller esa piedra tan grandota y el hombre le explicó que había utilizado una grúa de esas para transportar carros. Pasó un tiempo y el niño una vez más fue donde su amigo el tallador y quedó atónito, asombrado, anonadado, cuando vio un enorme, brillante y hermoso ángel blanco en el lugar donde antes estaba la piedra, fue cuando preguntó: –Oye, Miguel Ángel, ¿Cómo supiste que dentro de la piedra había un ángel?

____________________________

FORO CON LOS ESTUDIANTES

–LOBITO. ¿El ángel realmente estaba dentro de la piedra o fuera de ella?

ESTUDIANTE. Estaba dentro de la piedra,  lo que hizo el escultor fue quitar con el cincel y el martillo lo que no dejaba ver el ángel.

–ESTUDIANTE. Yo pienso que el ángel primero estaba en la mente del escultor y luego lo cinceló en la piedra. Al estar en la mente implica estar adentro de la persona.

–LOBITO. O sea que la técnica para que aflore lo divino que hay en cada persona es quitar y quitar. Como quitar la cáscara a una fruta para que aparezca el fruto.

–ESTUDIANTE. Lobito, nos puedes aclarar esto de que para que salga a flote lo divino solo hay que quitar.

–LOBITO. Quitar lo negativo para que aflore lo positivo. Quitar la mentira, la codicia, quitar los deseos, la violencia, la ira, la maledicencia, el condicionamiento, etc. Veámoslo en un ejemplo: Tienes un bombillo que ilumina la habitación, lo cual permite ver los objetos como son, porque en la oscuridad no se ven bien y, además podemos tropezarnos con ellos, pero si al bombillo se cubre con una toalla, y otra más y luego muchos trapos más, llega un momento que la luz del bombillo no ilumina la habitación y todo se hace oscuridad. Bueno, así como en el cuerpo hay casi un 80% de agua, todas las personas tiene un bombillo de luz divina, esta increíble y maravillosa energía es la que ilumina nuestra conciencia para ver la vida en su verdadera y real dimensión. Esta luz divina ilumina disipa la ignorancia para ver el camino que conduce a la iluminación. La iluminación no es otra cosa que la comprensión profunda y total de la vida como es realmente y no como la religión y la filosofía nos dijeron que era.

–ESTUDIANTE. ¿Qué son los trapos que no dejan salir la luz del bombillo?

–LOBITO. Los trapos que hay que quitar para que brille la luz divina son los conceptos condicionantes de todo tipo que hay en la mente del hombre, igualmente es la ira, el resentimiento, el odio, la codicia, etc. Un bebé no tiene conceptos en su mente y por ello él brilla con luz divina y atrae la atención de todos. Los conceptos no dejen que el bombillo de luz divina brille en toda su intensidad y la persona se ilumine.

–ESTUDIANTES. Ok. Tirar o quitar los trapos es sencillamente tirar los conceptos condicionantes ¿Y cómo se logra eso?

–LOBITO. Buena pregunta. La repuesta será tema para otro foro.