¿POR QUÉ NO SOY FELIZ CON MI VIDA?

INFELIZLos cursos de superación personal y de dinámica mental dicen que para uno conseguir lo que se propone debe tener la mente puesta solo en eso; desear intensamente lo que se desea. Si esto fuera cierto ¿por qué la felicidad no llega a nuestras vidas si somos más de ocho billones de personas en todo el mundo con la mente centrada en lo mismo: ¡ser felices!? ¿Será porque la gente quiere lo que no tiene y no quiere lo que tiene?

¿Por qué no soy feliz con mi vida? ¿Cuál es la razón? ¿Qué es lo que más desea una persona en la vida?: ¡Ser feliz!..¡Nadie desea ser infeliz! ¿Y por qué no somos felices? Solucionamos esto entrando a una librería y comprando un montón de libros con títulos como “Cómo ser felices”. Lo cierto es que leer este tipo de literatura no vamos a llegar alcanzar la felicidad que buscamos.

Si yo quiero la felicidad primero tengo que decidir qué es lo que quiero, y lo que yo quiero para ser feliz no me lo pueden decir los libros ni los demás. NO SOY FELIZ PORQUE MI RELACIÓN CON EL OTRO NO ES ARMONIOSA. ¿Y quién es el otro? El otro es mi familia, padre, hermano, hijo, amigo, compañero de trabajo y aún las personas extrañas con quien tengo contacto en el diario vivir. A menos que mi relación con los demás no sea armoniosa no puedo ser feliz ¿Y por qué mi relación con los otros no es armoniosa? Porque el otro no siempre hace lo que yo quiero que haga. Pero el sentido común dice que el otro no puede hacer todo el tiempo lo que yo quiero que haga, entonces mi felicidad depende de una buena relación con los demás, porque el otro no siempre hace lo que yo quiero que haga. Yo sólo puedo ser feliz a menos que los demás sigan haciendo cualquier cosa que yo quiero, y eso no puede suceder, lo que quiere decir que yo no voy a hacer feliz en esta vida mientras los demás no hagan lo que yo quiero que hagan.

Si yo estoy incómodo con los demás y conmigo mismo, ¿cómo pretendo ser feliz? La pregunta aquí es: ¿cuál es la fórmula para ser uno feliz? La respuesta la dio el Buda hace 2.500 años, cuando dijo: “Los eventos suceden, las acciones son efectuadas y no hay un hacedor individual de nada” Es decir, en otras palabras, a uno todo le sucede. Esta profunda comprensión es la fuente mágica para alcanzar la felicidad.

“Todo lo que el hombre piensa, todo lo que el hombre siente y todo lo que el hombre hace, simplemente le sucede”, decía Gurdiejff.

“La infelicidad del hombre es creerse hacedor de todo lo que le sucede” (Sai Baba)