EL VACÍO PSICOLÓGICO.

(Alfonso LOBITO Amaya)

imagesCuándo un perro ladra, ¿quiénes responden a ese ladrido?..¿Los gatos de la cuadra?..¿Lo pericos en las jaulas?..¿Los sapos en las charcas? ¡Ninguno de ellos! Cuando un perro ladra responden los perros de la cuadra… ¡Porque son de la misma especie! Si alguien te insulta o te ofende y tú también respondes al otro con improperios y palabras soeces, ¡eres de la misma especie del otro! ¡Te estás igualando al otro! No hay ninguna diferencia entre quien tiene títulos académicos y quien es una persona inculta cuando ambos se gritan improperios. La rabia, los celos, la codicia, la envidia los hace a todos de la misma especie.

¿Qué busca una persona cuando ésta ofende a otra? Sencillo: busca sacar al otro de calcillas, joderla emocionalmente, ¡dañar su clima interno¡ Así que cuando alguien nos ofende con palabras de alto calibre y nosotros caemos en ese juego psicológico y respondemos de la misma manera. El otro ha conseguido el objetivo de alterarnos emocionalmente y dañarnos el clima interno.

Jesús decía que amar a quien nos ama era cosa fácil, no se necesitaba de ningún esfuerzo; igual pasaba si odiamos a quien nos odia. El maestro afirmaba que la más alta práctica espiritual era amar a quien nos odiaba. ¡Amar a quien nos hace daño! En otras palabras, que en verdad sólo amábamos a Dios cuando perdonábamos el daño que nos hacían los demás. Y no sólo lo aconsejó sino que lo practicó cuando moribundo en la cruz exclamó: ¡Perdónalos señor porque no saben lo que hacen!

¿Cómo practicar este tipo de filosofía de vida en estos tiempos?, preguntan a menudo mis estudiantes en la universidad.

Yo les respondo: ¡Con el vacío psicológico!… ¡RESPÓNDELE AL TONTO CON SUS TONTERÍAS! NO HAGAS DIALÉCTICA CON EL OTRO. NO DISCUTAS CON EL OTRO. ¡Cuando discutes con otro que buscas?, ¿ganarle la discusión?, ¿para qué? Luego, ¿tienes una alcancía de argumentos ganados? No dañes tu buen clima interno discutiendo con el otro. Con ello tú no lo vas a cambiar a él y ni él te va a cambiar a ti. Sólo es un enfrentamiento de EGO vs EGO. No te dejes meter en ese peligroso y desgastante juego psicológico. Nadie cambia a nadie en este mundo. Además, lo que te diga el otro no te hace daño físico, es decir, por más improperios que vomite el otro a ti no se te caen las orejas, ni los dientes, pero si te puede dar un infarto si te dejas alterar emocionalmente.

Quién es más tonto: ¿Quién presta el libro o quién lo devuelve?

Cual es más idiota: ¿Quién lanza el insulto o quién lo responde?