SEGURIDAD EN SI MISMO

(Alfonso LOBITO Amaya)

la_mejor_parte_del_libro_la_seguridad_en_unoTodos vivimos en el HOY, pero buscamos seguridad en el MAÑANA. El futuro es un invento de la mente, producto de la imaginación, no es real. Nos levantamos y siempre estamos en el HOY, jamás podremos estar en el MAÑANA porque sencillamente el MAÑANA no existe. Jamás podremos salirnos del HOY, así como jamás podremos salirnos del espacio. ¿A qué lugar del universo podemos ir para salirnos del espacio? El tiempo es una propiedad del espacio. Así como no se puede separar la humedad del agua, el espacio y el tiempo son uno solo. Buscar seguridad en un futuro utópico es como querer protegerse detrás de un holograma.

¿Qué seguridad puede tener una persona abrazada a un tronco que va por un río caudaloso si unos metros abajo rugen intensos remolinos y cascadas peligrosas?

¿Qué seguridad pueden tener las personas que van en un avión si en cualquier momento puede haber una falla mecánica o humana y el avión se viene a pique?

¿Qué seguridad puede tener una familia en auto por una carretera si en cualquier momento aparece un demente al volante violando las leyes de tránsito?

¿Qué seguridad puede tener una persona caminando por las calles de la ciudad si los ladrones y atracadores matan por robar un simple celular?

¿Qué seguridad puede tener los seres humanos que viven sobre un planeta donde a diario hay centenares de muertes por los causa de los fenómenos naturales?

Si la única constante universal que existe en la vida es el cambio. ¿Cómo pretendemos buscar seguridad en lo que se está renovando permanentemente?

La verdad de todos los días, es que el cambio es parte integral de la vida, más aún, es la sal de la vida, y ¡No podemos evitar el cambio! Es la esencia de la vida.

Ir en contra del cambio es ir contra la evolución de las cosas y, por ende, ir en contra de la evolución de las cosas es ir contra uno mismo.

O bien damos la bienvenida al cambio y lo aceptamos, como salida inteligente, o bien nos resistimos a él, como lo hacen las personas mayores con las nuevas tecnologías. Esta actitud de no aceptación o resistencia al cambio, es disponerse en contra de uno mismo para caer finalmente en la frustración, y esta frustración se da porque las personas, actualmente, no viven para el momento presente, sino para un futuro de seguridad ilusoria, que no es más que un invento de la imaginación, porque la seguridad es sólo otra utopía del hombre igual que lo es la paz social.

“En fin, Lo que la gente quiere ahora es seguridad para el futuro. No puede sentirse feliz ya mismo aunque el momento actual, con toda la increíble tecnología y avances científicos, le satisfaga todos los deseos del corazón”.

¡La única seguridad que existe es la seguridad en uno mismo, y cuando esto se pierde se ha perdido todo!