¿CON FRECUENCIA OLVIDAS LAS COSAS ?
10530812_10152585761664171_3341488525190769815_nNo te preocupes que no es Alzheimer es ANOSOGNOSIA
Desde hace un tiempo me estaba preocupando porque:
No recordaba, a veces; los nombres propios. No encuentro nunca donde dejé algunas cosas. Cuando estoy hablando, de pronto me paro y no sigo, porque no re-cuerdo a veces lo que voy a decir o de qué estaba hablando o cómo continuar. Yo creía que había comenzado a tener un enemigo en mi cabeza que el nombre empezaba con A. Hoy leyendo un artículo, quedé mucho más tranquilo. Por eso les voy a transcribir la parte más interesante:
Si uno tiene conciencia de los problemas de memoria es que no los tiene
● Hay un término ANOSOGNOSIA, que indica el no darse cuenta de lo que ocurre. La mayor parte de los mayores de 50 años presenta alguna falla, pero es más de la edad que de la enfermedad.
● Quejarse sobre fallas de la memoria es un hecho muy frecuente en personas de 50 años de edad para arriba. Se traduce en no poder recordar el nombre propio de un individuo, de entrar a una habitación sin saber qué se iba a buscar, olvidar el título de una película, o dónde se dejaron las gafas o las llaves.
● En esas edades, más 70% de los adultos presenta esta dificultad lo cual indica que más que una enfermedad es una característica de los años que se tiene.
● Muchas personas se preocupan (a veces en exceso) por estos olvidos.
● De aquí una afirmación importante:
"Quien es consciente de padecer de estos olvidos es quien no tiene problemas serios de memoria ya que quien padece una enfermedad de la memoria con el inevitable fantasma del Alzheimer no tiene registro de lo que efectivamente le pasa, ya que presenta ANOSOGNOSIA, una palabra médica que indica, precisamente el no darse cuenta de lo que le ocurre"
● B. Dubois, profesor de neurología de Pitié-Salpêtrière, acuñó una paradójica pero didáctica explicación válida para la mayoría de los casos de personas preocupadas por sus olvidos:
"Cuanto más se quejan los sujetos de su memoria, menos probabilidades tienen de sufrir una enfermedad de la memoria".
Este documento está dedicado a los olvidadizos, que re-cuerdo. Si os olvidáis de mandarlo a alguien, quedaros tranquilos que no es Alzheimer. Son años, orgullosos años propios del camino a la tercera edad.