EL CAMBIO

 

Profesor LOBITO: ¿ En verdad las personas cambian con el tiempo?

cambioLOBITO:   ¿Quién cambia o qué es lo que cambia? ¿De dónde a dónde cambia? Mira un pez. El Poder Supremo lo diseñó como pez para llevar una vida como pez hasta el último minuto de su existencia en el agua o fuera de ella, no irá a cambiar de pez a ave, y no me refiero a la evolución de las especies. Sólo estoy diciendo que ese pez que está en la pecera, en el mar o en el río llevará vida pez por los días, meses o años que le corresponda vivir, y eso no va a cambiar. Una tortuga ha sido diseñada para la lentitud y esa condición o aptitud  física nadie la puede cambiar. Así la tortuga viva doscientos años, serán doscientos años en la lentitud, nada hará que se vuelva veloz. Con las personas pasa lo mismo. Cuando bebés tienen ciertas actitudes y aptitudes. Cuando niños se manifiestan las actitudes y aptitudes correspondientes a este período de la vida, y lo mismo para con la adultez y la vejez. Si observas todo el ciclo completo y no una parte del ciclo, la adolescencia, por ejemplo, te darás cuenta que cada persona sólo está manifestando lo correspondiente a ese ciclo y esto incluye tanto las aptitudes físicas como las actitudes mentales. Tú en este momento te comportas como un intelectual universitario que todo lo discute y no está de acuerdo con nada. Este comportamiento mental es sólo una manifestación de tu diseño como ser vivo en esta etapa. Pero lo que tú eres realmente no cambia desde el nacimiento hasta la muerte del cuerpo físico. Observa que el espacio que hay dentro de una caja es el mismo que está fuera de la caja y no es que sean dos espacios. Al destruir la caja el espacio no se destruye y tampoco va a cambiar por dejar la caja. Lo que tú eres realmente no cambia. Aparentemente hay cambios de hábitos mentales y aptitudes físicas, conductas y comportamientos, pero sólo son etapas del ciclo de tu vida por los que tienes que pasar. Si tú a eso lo quieres llamar cambios, es una manera de ver las cosas. Un delfín tiene una personalidad diferente a la de un cocodrilo, pero el delfín vivirá su vida como delfín y no porque lo lleven a un acuario a hacer acrobacias quiere decir que haya cambiado, sólo que ese espacio él puede manifestar las aptitudes que tiene y que el cocodrilo no tiene. Igual pasa con los seres humanos, cada cual, en cada etapa de su vida manifiesta las actitudes y las aptitudes para las cuales fue diseñado. Esto se ve bien claro en el cada de las personas que tienen comportamientos diferentes, homosexuales, psicópatas, asesinos, ladrones, santos, filántropos, etc. Este es mi punto de vista.