EL ARTE DE VIVIR EN PAZ

Niños felicesEstudiantesProfesor, Lobito, queremos que nos explique por qué usted dice que los niños son los mejores maestros del arte del vivir en paz y no lo son los psicólogos o los sociólogos o los místicos.

PROFE LOBITO. Estas enseñanzas derivan de la observación de la forma como los niños viven el día a día. Los adultos, por estar pensando en lo que no tienen o por estar recordando lo que han perdido, no disfrutan lo que tienen. Los mayores tienen la mente enfocada en el futuro (en lo que no tienen) o en el pasado (en /o que han perdido), razón por la cual no disfrutan el presente. Vivir el día y vivir el momento presente es una actitud sabia e inteligente; salirse del presente, del ahora, para divagar por un futuro incierto y un pasado muerto es una solemne tontería.

Los niños siempre van felices y alegres porque tienen la mente en el presente en el ahora; la mente del niño jamás está en el pasado alimentando la nostalgia; tampoco en el futuro llenándose de expectativas y miedos irreales. Si la mente se va para el pasado (el cual sólo existe en la memoria) se llena de nostalgia en el presente, y si se va para el futuro (que es un invento de la imaginación) se llena de ansiedad en el presente. Nadie sufre en pasado, nadie sufre en futuro, todos sufrimos en presente. Los adultos mayores se sientan a rumiar el pasado, se llenan de nostalgia y se deprimen, o se van para el futuro incierto y se llenan de temor. Los abuelos dan consejos, a toda hora, a los adolescentes, desconociendo que la época de ellos es completamente diferente a la de los chicos de hoy en día. Comparar tiempos pasados y tiempos futuros con el tiempo presente es una gran tontería que comete el ser humano porque la raíz de todo sufrimiento se deriva de la comparación, cosa que no hacen los niños.

Nunca vemos a un niño sentado en una mecedora, callado y taciturno, rumiando el pasado; tampoco lo hallaremos, con la mirada perdida en un punto espacial, pensando en el futuro. Un niño no dice: "¿qué será de si se muere mi papá? ¿Quién me va a cuidar? Y si también se muere mi mamá… ¿cómo voy hacer para vivir?". El adulto supone: "si yo muero, ¿qué será de mis hijos?, ¿quién los cuidará?". Y si me echan del trabajo, ¿de qué voy a vivir?". La mente del niño no hace ese tipo de trapecismo intelectual por la sencilla razón de que su mente siempre está en presente.

Razón tenía Jesús cuando afirmaba que para entrar al reino de Dios (la paz interior) teníamos que volvemos niños. El secreto de la felicidad de los niños radica en que su mente siempre está en presente disfrutando lo que la vida les depara cada día, razón por lo cual un niño, desde que se levanta hasta que se acuesta, juega doce o catorce horas. Uno se pregunta ¿de dónde saca tanta energía un niño para jugar tanto tiempo? El secreto está en que la mente del niño está siempre en presente y no gasta la energía en supuestos mentales, en expectativas inexistentes, en temores de un futuro incierto. Los niños tampoco gastan la energía en los recovecos del ayer, recodando "aquellos tiempos mejores" ni en cosas que quedaron pendientes por hacer, o en resentimientos por lo que alguien me hizo.

La mente del niño no compara, y al no haber comparación no hay señalamiento, ni juzgamiento ni sentencias. Los niños no critican. Los adultos gastan sus energías en los supuestos mentales. Los adultos se sientan meditabundos en una silla de la sala y se ponen a suponer cosas, y lo más increíble es que todos esos supuestos mentales se los creen y se llenan de miedo por el futuro, y de allí se pasa a la frustración, para finalmente descender a la depresión. El ser humano moderno se ha vuelto depresivo porque su mente no está en el presente. En otras ocasiones, la mente del adulto se va para el pasado a recordar videos de cosas que le han sucedido y esos videos se los traen para el presente y, por ende, se llena de nostalgia o de resentimiento en presente, porque nadie sufre en pasado ni en futuro.

La enseñanza que nos dan los niños es muy clara: ¡la vida es un juego, disfrútalo! Disfrutar lo que la vida vaya deparando cada día. Eso no quiere decir que uno no haga planes, por supuesto, todos hacemos planes, pero ¿quién nos garantiza que los planes van a salir como los proyectamos? Nadie planea ser pobre ni nadie planea una enfermedad, sin embargo ambas se presentan en nuestras vidas sin haberlas solicitado, entonces. ¿por qué llegan?, por ello insisto a vivir el día. Jesús, en el evangelio, dice: "No os preocupéis por el día de mañana, vive sólo el hoy, que el día de mañana traerá sus propias preocupaciones".

(Texto del libro …LA VIDA ES COMO ES )