FUENTES DE SUFRIMIENTO

(Alfonso Lobo Amaya)

hombre-con-migranaSufres porque temes perder lo que tienes. ¿Y qué tienes que temes perder? Tienes familia, amigos, seres queridos, cosas materiales, salud, un trabajo, una fuente de ingresos, ideas, conceptos, posesión social y laboral, pero por sobretodo sufres porque estás apegado a la vida y no quieres morir. Este temor se debe a que te crees que sólo eres un cuerpo físico hecho de comida.

Sufres porque desesperas no alcanzar lo que deseas. ¿Y qué deseas? Deseas cosas innecesarios que te dijeron que eran importantes para para vivir tranquilamente, como la fama, una posición de poder, dinero en abundancia, querer sobresalir, ser importante, un mejor puesto, mayores ingresos, reconocimiento social, etc.

Sufres porque te comparas con los demás. Porque no te aceptas como eres y quieres ser como fulano de tal; porque no aceptas a los demás como son queriendo cambiarlos. Comparas tus talentos con el de los demás y caminas por el filo de la navaja al querer superar el talento del otro con el que compites. Comparas lo que tienes con lo que tienen los demás, cosas materiales, mejor puesto, bienestar económico, Comprar el presente con el pasado, anhelando "aquellos buenos tiempos" "aquellos diciembres" Aquellas buenas épocas". La comparación es una de las mayores fuentes de sufrimiento.

Sufres más por lo que imaginas que te puede suceder que por lo que realmente sucede en presente. Y sufres porque das realidad a los supuestos mentales de lo malo que te pueda pasar a ti y a tus seres querido. Sufres porque actúas esperando resultados y sufres cuando estos no se dan como quieres que se den. Sufres por el espantoso condicionamiento al que te han sometido las religiones, la educación academicista, la sociedad y el medio cultural y sufres a montones porque nunca estás contento con lo que tienes, siempre desando tener más y más. Como dijo Buda: el origen del sufrimiento en los seres humanos son los deseos, es decir, sufres porque nunca estás contento con nada, siempre deseando tener más y más de todo en esta sociedad materialista, consumista, codiciosa y apática al dolor ajeno.

La vida es un extenso camino empedrado de sufrimiento con algunos descansos de alegría.

Señor: ¿Porqué son tan cortos los momentos de alegría y tan largos los dolores y sufrimientos?