DIME CON QUIEN ANDAS Y…

(Alfonso LOBITO Amaya)

LOROS1. —Un campesino tenía dos loros gemelos y los puso en venta. Pasó una religiosa y compró el primer loro y al otro día el segundo loro fue comprado por un señor que tenía un burdel. Pasó un año y el campesino fue a la ciudad y quiso saber de sus loros, así que decidió ir a visitarlos. Cuando llegó al convento donde la religiosa tenía el loro, el campesino quedó asombrado de que el lorito sabía rezar, sabía cantos devocionales, llamaba a Jesús por su nombre y tomaba chocolate con galletas. Luego fue a la cantina donde estaba el segundo loro y quedó atónito cuando vio que el loro tomaba aguardiente, echaba madrazos, gritaba vulgaridades con un lenguaje soez y llamaba “putas” a las mujeres.

2. —Dos hermanos ingresan a estudiar diferentes carreras en la misma universidad. El menor se hace amigo de unos estudiantes que practicaban yoga y con ellos aprende esta maravillosa disciplina del cuerpo y del espíritu; más tarde, con el tiempo, el chico se vuelve un duro en esta maravillosa práctica y era solicitado por todos en la universidad. El hermano mayor se junta con un grupo de estudiantes viciosos, fumadores, drogadictos, y a la mitad de la carrera se sale de la universidad y ahora se le ve deambulando por el Bronx.

3. —Si el polvo se asocia con el agua se vuelve barro y termina en las alcantarillas de la ciudad donde es oscuridad, ratas y humedad, pero si el polvo se junta con el viento volará por los cielos, apreciará la belleza de la naturaleza en paisajes de colores, conocerá bellos lugares y dormirá sobre el regazo de verdes hojas.

4. —Si echas una botella de leche en un barril con agua la leche se diluirá en el agua y perderá su valor, pero si echas una botella de agua en una cantina llena de leche, el agua de la botella tomará el valor de la leche.

5. —Dicen que si uno echa una manzana podrida en una caja de manzanas sanas, la manzana podrida daña a todas las de la caja y, al final, se pudren todas; lo que es cierto; pero si se echa una manzana buena en una caja de podridas, la sana no mejora a las podridas.

6.– Un estudiante sano se junta con una pandilla de chicos viciosos, al final, el chico sano termina podrido, por lo tanto, si no tienes una personalidad definida y un carácter fuerte para no dejarse influenciar de las malas amistades, lo más inteligente es que no te juntes con ellos. Si te juntas con la mentira (un político) te convertirás en un mentiroso de siete suelas, pero si tu compañía es la verdad te transformas en un ser maravilloso que irradia luz espiritual.

7.—”Dime con quien andas y te diré quien eres”.(Einstein)