YA ESTAMOS ILUMINADOS, SÓLO QUE NO LO SABEMOS

(Alfonso “Lobito” Amaya)

¿Qué es la iluminación de la que tanto hablan los místicos, santos, filósofos, yoguis y gurús?

1904197_10205615206241026_3166400857805598286_nIluminación bien del verbo “iluminar”. ¿Qué es iluminar un lugar donde hay oscuridad, sea este una habitación, una calle o una camino? Es colocar una luz: lámpara, bombilla o vela, con el fin de disipar o quitar la oscuridad.

En la oscuridad los objetos no se ven bien, se ven distorsionados o se ve lo que no es, así un pedazo de manguera se puede confundir con una serpiente o un árbol seco en el camino con una aparición fantasmagórica; estas falsas imágenes hace que nos llenemos de miedo, que no avancemos y que quedemos paralizados.

La iluminación hace que la persona vea la vida como realmente es, en toda su perfecta dimensión y deje, de una vez por todas, la falsa, estúpida y extraña idea de querer cambiar las cosas, de pensar en cambiarse a sí mismo y de pretender cambiar a los demás. ¿Cambiar de dónde a dónde? No se puede cambiar la obra de Dios.

El oscuro condicionamiento conceptual, sobretodo el religioso, no deja ver las cosas como realmente son, sino que se ven a través de la oscuridad de las falsas ideas. La persona iluminada no ve imágenes irreales, ve la realidad de la vida en toda su inmensidad y magnitud. Sin distorsiones conceptuales.

Las esclavizantes prácticas espirituales, intensos sadhanas, disciplinas yóguicas, abstenciones mortificantes, rezos camanduleros y cantos devocionales no pueden lograr que se obtenga lo que ya se tiene, ni pueden llevarnos al estado de ser lo que ya somos. Así como la motricidad es inherente al nacimiento humano, de igual manera, la iluminación nace con el ser humano, por lo tanto, ninguna práctica espiritual nos puede llevar a ser lo que ya somos. Nacemos respirando y no tenemos que hacer cursos o técnicas para aprender a respirar, Un pez en el mar nace nadando y no tiene que ir donde un maestro a que le enseñe a nadar.

Lo que obstaculiza la iluminación es el deseo. El deseo de tener un carro ultimo modelo y el deseo de obtener la iluminación es el mismo deseo en el ser humano. Ambos son deseos y el deseo es oscuridad.

Querer alcanzar o lograr la iluminación por medio de prácticas es una idea tan absurda como querer hacer ejercicios para llegar a estar en el espacio. Todas cosas y todos los seres ya estamos en el espacio y no podemos salirnos de él, sin importar si vamos al último rincón del cosmos. No nos podemos salir del espacio como tampoco hay prácticas para entrar en él porque siempre estamos en él.

Una vez un antropólogo encontró a un indígena en la amazona, sentado por horas, en una piedra, rezando para llegar a convertirse en un ser humano. Hacía esto, todos los días, porque el cura evangelizador le había dicho que él aún estaba en el estado animal. El indígena le creyó al cura y rezaba para convertirse en un ser humano. El antropólogo, impactado por semejante estupidez le grito:

¡Tú ya eres un ser humano y no tienes que rezar para lograr lo que ya eres!

Pero el indígena no le creyó y siguió rezando. “”ES MÁS FÁCIL DESTRUIR EL ÁTOMO QUE DESTRUIRLE UNA CREENCIA A UNA PERSONA””(Einstein)

Bueno, si ustedes no me creen sigan haciendo prácticas inútiles para llegar a la iluminación en la cual ya se encuentran, sólo que no lo saben. ¿Qué caminos hay para  entrar o salir el espacio ???