EFLEXIONES DE AUTOCONOCIMIENTO

shutterstock_277594163-420x281DIOS. De un pez en un acuario no tiene sentido hablar de ir y venir de alguna parte. ¿De dónde viene el pez y a dónde va? No viene de ninguna parte porque siempre está en el acuario. Igual pasa con Dios. No tiene sentido hablar de ir a buscar a Dios o venir de donde Dios en algún sitio como templos, mezquitas, iglesias, santuarios o ashram. No hay caminos para llegar al espacio porque siempre estamos en el espacio. No hay caminos para llegar a Dios porque siempre estamos en Dios ya que Dios es la misma vida. Es un completo sin sentido hablar de ir o venir del espacio o de Dios.

TEMORES. Nadie teme a una serpiente de goma, a un tigre de papel o a un cocodrilo de icopor. Cuando se ve lo falso como falso, desaparecen todos los temores. La vida no muere, no hay muerte. El espantoso condicionamiento conceptual es el causante de todo el sufrimiento en la vida del hombre. Un bebé en una cuna sólo sonríe a todo lo que ve y a todo lo que oye. En él no hay sufrimiento porque aún no ha sido condicionado por la cultura, las religiones y la academia.

AMISTAD. La amistad que puede atarnos a otras personas, por grande que sea, sólo durará mientras las mentes de ambos estén de acuerdo. En cuanto hay un desacuerdo, religioso, político, conceptual, etc., la mente se perturbará por ello y la amistad se viene abajo.

RELIGIONES. Las religiones han sido creadas por seres humanos, no por extraterrestres. ¿Qué ha hecho el hombre con sus múltiples religiones? Ha creado poquísima dicha, pedazos de contento, efímera felicidad, pero si muchísimo odio, celos, fundamentalismo religioso, desórdenes sociales, explotación económica, manipulación psicológica, enfrentamientos entre hermanos y con la familia, temores al castigo eterno, muertes a granel. El hombre genera sufrimiento y resentimientos a causa de las ideas y conceptos religiosos, los cuales producen división entre los países y fragmentación social. Sólo hay una sola religión y un solo Dios a quien el hombre llama con muchos nombres. El ser humano está atrapado en los conceptos religiosos los cuales quiere perpetuar, cosa que nunca logrará porque nada en el universo puede permanecer estático ya que el cambio es contante universal en todo proceso evolutivo cósmico.