EL CAMINO A LA VERDAD

nis7

El maestro dice: “que creemos en tantas cosas que nos han dicho. Creemos en tierras y gentes lejanas, en el más allá, en cielos y en infiernos, en dioses y diosas… y todo esto lo creemos porque no los dijeron. De modo similar nos dijeron cosas sobre nosotros mismos, sobre nuestros padres, nuestro nombre, la posición social, los deberes y demás. Nunca nos hemos preocupado por verificar si todo esto es verdad.

El camino a la verdad se abre a través de la destrucción de lo falso y para destruir lo falso, debemos cuestionar nuestras creencias más arraigadas. De todas ellas, la creencia de que sólo somos un cuerpo es la peor de todas.

Con el cuerpo llega el mundo y con el mundo Dios, quien se supone haber creado el mundo y así comienzan los temores, las religiones, las plegarias, los sacrificios, todo tipo de síntomas, todo ello para sostener y proteger al niño-hombre aterrorizado por monstruos de su propia creación”.