Séptima charla con ROBERTO PINZÓN G. (Un Maestro del Advaita)

7.—CULPABILIDAD Y DESTINO

 

13934701_10154505860394073_1946573408710187365_nEn las charlas (satsang) con ROBERTO, leíamos textos de Maestros del Advaita, para ilustrar que la verdad (El conocimiento), siempre era la misma; solo que estos sabios la presentaban de diferentes maneras. Le pregunté a Roberto su opinión sobre lo que decían estos Maestros cuando afirmaban que el destino era una película totalmente editada. Concepto difícil de digerir con el intelecto, pues implicaba la no responsabilidad ni culpabilidad de los actos humanos, fueran estos buenos o malos a los ojos de la sociedad y la religión.

============================

Lobito. En el Bhagavad-Gita, Krishna le dice a Arjuna, antes de iniciar la guerra del Kurushetra, que la batalla, que estaba por iniciar, ya había sucedido y que todos, con quienes iba a pelear, estaban muertos. Arjuna no aceptó la afirmación de Krishna porque él veía que todos estaban vivos en el campo de batalla. “Lo que va a suceder, ya sucedió, todo lo que sucede es por la Voluntad de Dios”, le dijo Krishna a Arjuna.

Roberto: Mira, mi querido Lobito: En algunos países a los muchachos los llaman por diferentes nombres: “chicos”, “chavales”, “Pibes”, “chavos”. Son expresiones sinónimas para señalar lo mismo. Igual va con la palabra “destino” y “la Voluntad de Dios”,

Lobito: ¿Entonces, La voluntad de Dios y Destino es lo mismo? ¿D=D?

Roberto: Así es, D=D. La voluntad de Dios es el destino. Nacemos, no con el pan debajo del brazo, sino con la película editada (destino) debajo del brazo. Destino y Voluntad de Dios son expresiones sinónimas.

Lobito: ¡Hágase tu Voluntad”, se lee en El padre Nuestro! Entonces en la vida se hace la Voluntad de Dios, pero el ego ignorante cree que él hace las cosas; que es el capitán de su propio destino y que con esfuerzo y persistencia él puede construir un buen destino, como afirman los cursos de autosuperación y dinámica mental.

Roberto: Eso no es cierto, todo eso es para chalequear a los ignorantes. Cómo vamos a morir, dónde vamos a morir, solos o con personadas a nuestro lado, de qué vamos a morir, enfermedades, accidentes, suicidios, homicidios, etc., toda está editado en la película del destino. De la misma manera: éxitos y fracasos, uniones y separaciones, pérdidas y ganancias, enfermedades y salud, homicidios y suicidios, guerras y paz, inventos y descubrimientos,en fin, todo lo que sucede es por la Voluntad de Dios. El Corán dice que la Voluntad de Dios hace que un hombre vaya por el camino bueno o malo. El bien y el mal no es decisión del hombre.

Lobito. Pero si eso es así no hay culpables. Nadie tiene culpa de nada porque el destino nos tiene haciendo lo que hacemos. ¿Cierto? Entonces esto da a entender que "uno" no puede hacer nada, uno no decide nada, Nadie hace nada.

Roberto. Eso es correcto. El bebé dentro del vientre no hace nada para crecer. No hace practicas espirituales ni meditaciones. Solo crece. El crecimiento le sucede.

Lobito. Respecto al tema tengo un texto de un Maestro del Advaita, Ramesh Balsekar. ¿Quieres que lo lea?

Roberto. ¡Por supuesto! ¡Anda, léelo! Debe ser interesante.

Lobito: “Así que, si una concepción no está destinada a convertirse en bebé, esa concepción será abortada. Quizá la madre decida abortarla. Si llega a nacer, cuánto tiempo vivirá ese organismo es parte de su destino, y todo lo que suceda durante su vida también es parte del destino, que es la voluntad de Dios. Así que, si sucede un asesinato, ¿qué es lo que ha sucedido realmente? Lo que ha sucedido es que un organismo cuerpo-mente ha sido asesinado y otro organismo es el instrumento a través del cual ha sucedido ese asesinato. El que ha sido asesinado —fue el destino de ese organismo cuerpo-mente el ser asesinado por otro organismo cuerpo-mente en particular—, eso es el destino. Nadie sabe cómo va a morir. Puede ser una muerte natural, puede ser un accidente, puede ser un asesinato, puede ser un suicidio. Así que cuál de estas cuatro maneras de morir será la que tenga un organismo cuerpo-mente en particular, es su destino, sellado en el momento de la concepción. Si es el destino de un organismo cuerpo-mente el ser asesinado, ese organismo cuerpo mente será asesinado. Ésa será la manera en la cual ese organismo cuerpo-mente tiene que morir. Lo que suceda al organismo cuerpo-mente que cometió el asesinato también será posteriormente el destino de ese organismo cuerpo-mente. No todos los crímenes son detectados. No todos los crímenes detectados son castigados. Así que el que ese organismo cuerpo-mente sea o no castigado por el asesinato que sucedió a través de él será su destino y la voluntad de Dios.

Hubo un organismo cuerpo-mente llamado Madre Teresa que estaba programado de tal forma que sólo ocurrían cosas maravillosas a través de él. Esas cosas maravillosas que ocurrieron trajeron consigo muchas recompensas: el Premio Nobel, muchos otros premios y cualquier cantidad de reconocimientos. Entonces, ¿qué es lo que ha sucedido? Lo que estoy diciendo es que no hubo ninguna Madre Teresa que recibiera todos esos premios. Madre Teresa fue tan sólo el nombre de ese organismo cuerpo-mente cuyo destino era recibirlos.

Por otro lado, existe un organismo psicopático. El psicópata no escogió ser un psicópata. Pero el psicópata ha sido programado para hacer lo que la sociedad y la ley llaman actos malignos y pervertidos. Así que estos actos ocurrirán a través de ese organismo cuerpo-mente que esté programado para que los cometa.

Ése será el destino del organismo cuerpo-mente del psicópata. Y el organismo psicopático puede que sea castigado o puede que no, de acuerdo con su destino. Pero mi punto principal es que, ya sea el organismo cuerpo-mente de una Madre Teresa o el organismo cuerpo-mente de un psicópata, ambos han sido producidos por la misma Fuente. Sólo podemos aceptar la voluntad de Dios”.

Lobito. Si es la voluntad de Dios, entonces no existe nada bueno ni nada malo. El psicópata está haciendo lo que es su destino. Mira, Roberto, si esto es así, ¡para que carajos se preocupa uno!

Roberto. Mi querido Lobito. Si está en el destino que te preocupes no lo puedes evitar.

Lobito. Entonces, cuál es la salida a toda esta situación: ¿La aceptación? ¿De que la vida es como es y no se puede cambiar?

Roberto. Sí. La aceptación total de que la vida es como es y que siempre ha sido así, y la comprensión profunda de que lo que sucede en todas partes es la Voluntad de Dios

Lobito. Entonces, es por la Voluntad de Dios que tú y yo estamos aquí charlando.

Roberto. Ja-ja-ja…Sin lugar a dudas. No se mueve la hoja de un árbol sin la voluntad de Dios, transformada en viento para que se mueva la hoja.

 

(Alfonso Lobo Amaya)

Enero 2 del 2017