Décimo satsang con ROBERTO PINZÓN G. (Maestro del Advaita)

10.—LA BODEGA CÓSMICA

16105630_10154021265091431_8099083028196767627_n–Roberto. Mi querido Lobito. ¿Quieres hablar de un tema en especial o charlamos espontáneamente dejando que la Conciencia fluya y se exprese libremente?

–Lobito. Mira Roberto, tengo una inquietud, algo que me ha pasado en varias ocasiones. A veces me he adelantado a eventos que luego sucedieron, ahora lo llaman “deja vu”, o algo así; también he sentido como visto nuevamente algo que veía por primera vez. También he captado pensamientos lejanos, con las mismas palabras, dichos por otros que nunca he conocido ni leído.

–Roberto. “Déjà vu” o “deja vu” es un término francés que significa “ya visto” ¿Tienes alguna experiencia sobre esto?

–Lobito. Si, como sabes, escribo Literatura Infantil y un día redacté un cuento para niños. Cuando invento cuentos, primero visualizo el escenario donde veo los personajes del cuento, en la pantalla de representación mental, como un cinema. El cuento era sobre un barco que trasportaba caballos hacia otra parte y hubo una tormenta y un caballo cayó al mar. Se hundió hasta el fondo y se encontró con un caballito de mar y comenzaron a dialogar sobre el tema del nombre, ya que ambos se llamaban caballos. Así inicia el cuento y ellos se hacen amigos e intercambian sus experiencias en la tierra y en el mar.

–Roberto. Es un bonito cuento. Luego, ¿qué pasó?, ¿Lo terminaste?

–Lobito. Ahí es la duda. Dejé el cuento, ya terminado, en mi escritorio por un tiempo, para tomar distancia y más tarde releerlo para una mejor evaluación. Entonces un día, que estaba viendo televisión, anunciaron un cuento japonés para niños en dibujos animados. Me interesé en ver de qué trataba y quedé atónito cuando vi que de un puerto japonés salía un barco cargado de caballos para ir a otro continente. “¡Esto no puede ser!”, dije para mí. Intuí que el cuento iba a ser el mismo que yo había escrito, y así fue. El barco con los caballos fue sacudido por una tormenta, un caballo cae al agua y se encuentra con un caballito de mar y etc., etc., etc., …Era el mismo cuento que, meses atrás, había escrito. Los mismos personajes, la misma trama y los diálogos casi iguales. Quedé tan aburrido, que tomé mi cuento lo rompí y lo eché a la basura. Sabía que nadie me iba a creer, y si lo publicaba, dirían que lo había plagiado. Bueno, querido Roberto, mi inquietud es: ¿Es posible que dos personas piensen y escriban lo mismo sobre las mismas cosas? ¿Y de ser así cómo se explica?

–Roberto. Por supuesto que sí, mi querido Lobito. El Conocimiento, igual que el espacio, es un solo, y se expresa en infinidad de formas, como la vida en el planeta. A través del tiempo, profetas, avatares, místicos, santos, yoguis y filósofos han expresado el Conocimiento con diferentes recursos pedagógicos: símiles, metáforas, cuentos, alegorías, parábolas, etc. Esto se debe a que el Conocimiento está en la “Bodega Cósmica” o “Registro Akáshico”, como lo llaman las filosofías y religiones del Oriente, especie disco duro universal dónde se archivan todas las experiencias del alma. El Rey Salomón decía que no había nada nuevo bajo el sol, que todo lo que sucedía hoy, ya había sido antes. “Todo lo que es ya fue”. El Conocimiento siempre ha estado allí para todos. En la “Conciencia Universal o Bodega Cósmica” está todo el Conocimiento. Lo que sucede es que siempre ha habido personas que se conectan con la Bodega Cósmica y “bajan” todo tipo de Conocimiento. Así algunas personas que de niños exhiben un extraordinario conocimiento del arte o de la ciencia o de la filosofía sin haber estudiado. Niños índigos que hacen prodigios con habilidades artísticas impresionantes. Lo que a ti te pasó es que tu conciencia individualizada se conectó con la Conciencia Universal o Registro Akáshico que es el depósito de todo tipo de Conocimiento y alguien allá en Japón, igualmente, se conectó y “bajó” ese cuento que ya estaba hecho en el disco duro universal.

–Lobito. A Einstein, cuando le preguntaron qué de donde había sacado esas revolucionadas ideas sobre La Teoría de la Relatividad, respondió: “Ideas come from God” (las ideas vienen de Dios) y cuando el periodista le dijo: “cual Dios”, Einstein respondió: “La Conciencia Universal; de allí “bajé” esas ideas”. También está el caso de Newton y el matemático Leibniz, quienes publicaron, casi al tiempo, en países diferentes, en una época (1670) que no existían los medios de comunicación, el cálculo diferencial y el integral. Siempre quise saber cómo hicieron, estos dos intelectos, para escribir la misma compleja matemática. El extraordinario ingeniero y matemático, Nikola Tesla, aseguraba que sus inventos y complejas ecuaciones matemáticas las había “bajado” visualizando la Conciencia Universal.

–Roberto. Desde tiempos remotos, intelectos brillantes han hecho inventos extraordinarios, descubrimientos sensacionales, hallazgos inimaginables, innovaciones portentosas y creaciones impactantes en el arte, la ciencia y la filosofía  El denominador común a todos ellos, es que han afirmado haber logrado estos portentos con el poder la Conciencia. Todo está en la Conciencia, todo es Conciencia, el truco es conectarse con ella. Un caso típico, de conexión con la Conciencia Universal, Registro Akáshico o “Bodega Cósmica”, es el de RAMANUJAN; matemático indio, un brillante autodidacta. que con una mínima educación académica, hizo contribuciones extraordinarias a la matemática pura en la teoría de números primos, series y fracciones continuas. Cuando la preguntaron que cómo era posible que, sin tener educación universitaria, había compilado, en su corta vida de 32 años,  casi cuatro mil complejas demostraciones de matemáticas puras, respondió que al dormirse entraba en contacto con la diosa Namagiri (Conciencia) y ella le mostraba, en un tablero rojo, con escritura en letras blancas, los complejos teoremas matemáticos y luego cuando se levantaba “los bajaba” y las copiaba en un cuaderno. Entonces, mi querido Lobito, tu cuento sobre los caballos es que tú y alguien más en Japón se conectaron con la “Bodega Universal” y “bajaron” el mismo texto. Es lo mismo que le pasó a newton y a Leibniz con el descubrimiento del cálculo Infinitesimal.

–Lobito. También llama la atención que intelectos brillantes como Sócrates, Einstein, Tesla, Nisargadatta, por citar unos ejemplos, permanecían horas y horas sentados en soledad y en silencio para conectarse con la Conciencia Universal o Bodega Cósmica de donde “bajaron” todas esas grandes ideas y trascendentales descubrimientos.

–Roberto. ¡Ah!, mi querido Lobito. Hoy por hoy, con tanto distractores y ruido mental: celulares, tabletas electrónicas, Internet, televisores, juegos de pantalla, fútbol a la lata, noticieros, olimpiadas, discotecas, viajes, festividades, en fin, es muy difícil que alguien se siente a solas y en silencio a concentrarse con la Conciencia del Sí mismo o Conciencia Universal.

–Lobito. Si Newton hubiera nacido en este tiempo, supongo que andaría por ahí wasapeando con una tableta en la mano y a lo mejor no hubiera descubierto nada.

–Roberto. Ja.ja.ja, posiblemente, mi querido Lobito, posiblemente.

((Alfonso LOBITO Amaya. Enero 17 del 2017))

=============