FISICA CUÁNTICA Y METAFÍSICA

337722_194759187330987_849965489_o3

Las conclusiones, conceptos o afirmaciones que la Física Cuántica plantea, hoy en día, son los mismos conceptos o deducciones que los místicos, santos, avatares, filósofos y los textos védicos, como los upanishads, desde hace tiempo lo vienen afirmando.

El Principio de Complementariedad, de la Física Cuántica, afirma que para que un objeto exista tiene que ser observado y la observación del objeto, por parte del observador (complemento), produce alteraciones en el objeto observado.

Según este planteamiento el mundo es real sólo mientras es observado, cuando estamos en conciencia vigílica o despiertos. En el sueño profundo, donde no está presente el testigo o presenciador del mundo vigílico, no hay mundo, desaparece.

En los upanishads, textos védicos, conocidos como “el susurro de Dios al hombre”, se lee: “Este mundo, de formas y nombres, es como el arte de los magos, donde las cosas son reales mientras las vemos. Real mientras las estamos experimentando con los sentidos de percepción”

Es decir, lo que no se experimenta despierto se toma como no existente. Esta es la Maya o ilusión del que habla el budismo y el hinduismo. Para Maya el mundo solo existe como experiencia vigílica, sin existencia real en el sueño profundo.

Esto mismo Einstein lo dijo de la siguiente forma: “La realidad no es más que una ilusión, si bien una muy persistente”.

El lector puede preguntarse para qué sirven estos conceptos en la vida cotidiana. La repuesta, tal vez sería: Para darnos cuenta que vivimos en un mundo ilusorio de donde queremos sacar felicidad. ¿Y cómo podría un mundo efímero, ilusorio, darnos felicidad o contento permanente? Es como una sombre queriendo verse a si misma en la oscuridad.

Todo lo que vemos en un sueño: personas, muertos, cosas, montañas, ríos, calles, ciudades, casas, carros, en fin, todos los objetos, al despertar no nos deprimimos ni nos entristecemos por las pérdidas de todo lo soñado, porque sabemos que todo eso era ilusorio, nada era real.

Si miramos el mundo vigílico con esta visión de sabiduría, Maya pierde su hipnosis sobre nosotros y la vida se simplifica enormemente.

=================

Alfonso LOBITO Amaya