JESÚS ES COMPASIÓN

24068153_1776123949064656_9169642349579290441_n

Jesús era la compasión en forma humana. Él extendió el espíritu de la compasión y consoló a los afligidos y a los que sufren.

Las buenas obras siempre provocan a los malvados. Pero uno no debería titubear o temer cuando la oposición obstruye el camino.

El desafío brinda alegría, evoca fuentes ocultas de fortaleza y atrae la gracia para reforzar el esfuerzo.

Uno tiene que luchar con las dificultades para saborear el sabor de la victoria.

Jesús fue el blanco de muchos obstáculos poderosos y los desafió a todos.

Jesús era el amor encarnado. Él manifestó amor en la forma de servicio. Jesús se agotó en ese servicio.

El corazón lleno de compasión es verdaderamente el templo de Dios. Desarrolla la compasión.

Sirve comida a los hambrientos, consuela a los desamparados y ayuda a los enfermos y a los que sufren.

Vive en el amor. Sé bueno, haz el bien y ve el bien. Este es el camino a Dios.

 

SATHYA SAI BABA