rios Si observamos con detenimiento el funcionamiento del cuerpo humano y a la naturaleza descubrimos que todo funciona dentro de límites. La temperatura del cuerpo está limitada entre 35 y 37.5 °C, cuando se sobrepasan estos límites vienen los problemas, aparecen las fiebres que dañan las proteínas provocando estrés celular, infarto cardíaco y necrosis de tejidos. El oído, funciona dentro de límites auditivos. El nivel de intensidades que el oído humano es capaz de percibir va desde los 0 decibeles hasta los 120, y cuando se sobrepasa estos límites, los sonidos producen daños en nuestro organismo. La tensión arterial igual funciona entre límites: 60-90 la diastólica y de 110-140 la sistólica. Cuando esta tensión se baja o se sube más allá de los límites normales, hay problemas. Los límites normales de triglicéridos en la sangre son cifras menores de 200 mg/dl. Niveles de 200 a 400mg/dl son considerados en el límite superior. Niveles de 400 a 1000 mg/dl son altos y están asociados a enfermedad del hígado, hipotiroidismo, diabetes, pancreatitis y daño a los riñones. Cuando un río o el mar rebosan las orillas, que son sus límites, comienzan las inundaciones y los problemas.

La misma vida, tanto para una estrella o un ser vivo, tiene límite de duración. Todo en el universo funciona dentro de límites. Por lo tanto, si quieres reducir el sufrimiento, debes limitar los deseos. ¡Límite a los deseos! Los deseos, en el ser humano, son fuente del sufrimiento, decía el Buda. Aquí no se está proponiendo el no tener deseos, sólo limitarlos para bajar el estrés. Hay necesidades propias del ser humano, que no son deseos, como querer tener vivienda propia, comida, ropa, empleo, etc. Los problemas comienzan cuando queremos cosas innecesarias, ¡deseos innecesarios!: como fama, poder, riquezas. Einstein decía que para tener una vida tranquila sólo se necesitaba la unidad: una esposa, una vivienda, una mesa, una cama, un carro, un ingreso; afirmaba,además, que más allá de la unidad comenzaba la codicia humana.

Un millonario, por más dinero que tenga, sólo puede desayunar, almorzar y comer una sola vez (la unidad). No porque tenga millones se pude meter cuatro desayunos, cinco almuerzos y seis cenas. A los estudiantes les digo que limiten los deseos: que limiten la práctica del sexo, lo toma de bebidas alcohólicas, el fumar, el rumbear, el tiempo frente al  televisor, celulares, tabletas electrónicas. Limitar las horas de trabajo, no llevarse el trabajo para el hogar. Una actitud inteligente de vida es: ¡Limita los deseos si quieres reducir los problemas y con ellos el sufrimiento!