AGUJERO PRESENCIA DIVINA

Cada latido del corazón es señal de vida de la presencia divina en el cuerpo

Cada respiración pulmonar es señal de vida de la presencia divina en el cuerpo

Cada parpadeo de los ojos es señal de vida de la presencia divina en el cuerpo

Cada pensamiento en la mente es señal de vida de la presencia divina en el cuerpo

Cada recuerdo en la memoria es señal de vida de la presencia divina en el cuerpo

Cada anhelo del alma es señal de vida de la presencia divina en el cuerpo

El ser humano no hace planetas, ni soles, ni estrellas, ni agujeros negros, ni galaxias.

El ser humano no hace universos, pero la soberbia del ego hacedor reclama autoría

de todo lo que hace. Esta es la ruina del hombre: ¡Creerse el hacedor!

Lees esto porque estás vivo debido a la presencia divina en ti.

En el sueño profundo el cuerpo se mantiene vivo por causa de la presencia divina.

Todo en la vida sucede y se mantiene por causa de la presencia divina.