! BENDITA SEAS MUERTE ¡

 

images

 

Todos estamos en la misma fila: ¡La fila para morir! ¡La fila de la muerte! Es la única fila donde nadie se quiere colar ni nadie se puede salir y donde nadie compraría un puesto. El que nace, de una vez, queda en la fila. No es una opción que se puede elegir. ¡Se nace para morir! Al final de la fila hay cinco puertas: la puerta de las enfermedades, la de los accidentes, la de los homicidios, las de los suicidios y la de muerte natural. Estas son las cinco formas de morir de los seres humanos.

Dios, en su divina sabiduría, creó la muerte. ¡Bendito invento! ¡Bienvenida seas muerte¡, porque de no existir la muerte todos los seres vivos estaríamos condenados a una eterna senilidad. ¡Eternamente viejos! ¡Eternamente aburridos! ¡Eternamente cansados de vivir!

Por miles de años, la tierra ha producido seres vivos de todas las especies, y sino murieran, al día de hoy… ¡No cabríamos en este planeta! Nos estaríamos devorando unos con otros. ¡Animales contra humanos!

¡Gracias Señor por este bendito invento de la muerte!, y así acabar, a través de ella, con el sufrimiento de la vida, ¡pues se nace para sufrir! La peor desgracia del ser humano es nacer. Como dice Rafael Pombo en su famoso poema, La hora de tinieblas:

¿Por qué vine yo a nacer? // ¿Quién a padecer me obliga? // ¿Quién dio esa ley enemiga de ser para padecer?”

¿Cómo sería el sistema de pensiones si la gente no muriera? ¿Y para qué clínicas, hospitales, médicos y medicinas? La gente no tendría miedos, ni temores, ni depresiones. ¿De qué servirían las religiones, la psicología, el karma, la reencarnación, el castigo al más allá si sólo habría más acá?

¿Qué sentido tendría existir cuando se han cumplido todas las expectativas de vida? ¿Cuántos nietos, bisnietos, tataranietos tendría un abuelo de mil años de edad?

Si la muerte no existiera todos los profetas, místicos, santos, budas, cristos, Krishnas, avatares, Zoroastros, Confucios, Lao Tze, estarían vivos, al mismo tiempo, ¿predicando para qué y para quién?

Igualmente estarían vivos, al mismo tiempo, todos los grandes físicos, químicos, matemáticos, filósofos y los científicos que han nacido desde hace miles de años. ¿qué se pondrían a hacer si todo estaría ya descubierto?

El problema mayor, si la muerte no existiera, sería una multiplicación exponencial de todos los seres vivos y no cabríamos en este planeta.

¡La muerte es el más grande invento de Dios jamás imaginado por mente por alguna!

¡Bendita seas muerte!

((Alfonso LOBITO Amaya))