EL BUSCADOR DE FALLAS

(Alfonso “Lobito” Amaya)

imagesUn tablero elaborado con muchísimos puntos blancos y un solo punto negro; luego se le pregunta al buscador de defectos que es lo que ve en el tablero y responde que un punto negro. Este tipo de ego, al que llamo “El buscador de fallas”, sólo tiene ojos para ver lo negativo, los defectos, los errores y las fallas que cometen las personas. La esposa puede tener noventa y nueve virtudes y el buscador de fallas sólo tiene ojos para ver el defecto de su pareja, y echando mano de su psicopatía acaba con la relación. “Tienen ojos para ver la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en su propio ojo”, dice la biblia.

¿Qué beneficio obtiene el ego buscador de fallas con esta actitud? ¡Ninguno!, fuera de deteriorar y acabar con las relaciones, sean estas familiares, laborales o de amistad. Este ego no obtiene ninguna ganancia con este estúpido comportamiento, encontrar fallas en los demás lo ha convertido en un vicio como fumar, beber o meter drogas. En este caso es un vicio mental.

La naturaleza de la polilla es dañar, picar, roer, romper. ¿Qué le importa a la polilla si la tela que roe y daña es costosísima o un trapo de cocina? La polilla se come por igual un paño inglés que un harapo. Es la naturaleza de la polilla y es su trabajo el dañar todo lo que encuentra. Lo mismo hace el ego buscador de fallas, es su naturaleza la maldad, sólo tiene ojos para ver lo negativo y oídos para escuchar las falsedades, para luego ponerse a criticar. La envidia correo sus entrañas.

Hoy en día se ha vuelto costumbre, y es muy común en muchos lugares, el buscar fallas en los demás, pero nunca olvides esto: “las palabras falsas sólo son escuchadas por sus iguales”, entre ellos se hacen eco. Una polilla no roe a otra polilla Si le das importancia a las fallas que los demás señalan sólo haces que tu fe se debilite y la duda se fortalezca.

Los metales baratos, como el hierro, el latón, el cobre, hacen mucho ruido, pero el oro, que es el metal más valioso de todos, no hace ruido. Las volquetas vacías hacen mucho ruido. Entonces, los buscadores de fallas son metal barato, volquetas vacías, egos envidiosos. No des importancia a lo que dicen, no sirvas de caja de resonancia a sus mentiras, no te prestas oídos a sus falsedades, si lo haces simplemente te igualas a ellos porque “las palabras falsas sólo son escuchadas por sus iguales”.

Cuando un perro ladra responden todos los perros del vecindario porque son de la misma raza. Cuando alguien te insulta y tú también insultas al otro, eres de la misma raza.