ObrA4572

EL CÓNDOR DE OBREGÓN

(Alfonso LOBITO Amaya)

Había una vez un niño que vivía en una casa grande de madera junto a la playa en Cartagena. Todos los días, por la mañana, el pequeño caminaba por la playa con un tarro de vidrio recogiendo piedras de colores, caracoles y conchas las cuales juntaba para vendérselas a los turistas. Un día fue a la playa y quedó estupefacto porque el mar se había vuelto negro, como el betún que se echa a los zapatos; sucedió que un barco muy grande que llevaba petróleo se estrelló contra otro que estaba repleto de animales y se derramó todo el petróleo y el mar se contaminó y miles de peces murieron. El niño siguió caminando por la playa y de pronto escuchó un perro que ladraba y fue a mirar a ver qué pasaba y vio que el perrito ladraba a una cosa negra que tenía patas y pico y se arrastraba como un gusano por la arena. El infante le tiró palos y piedras al perro para que se fuera y creyendo que la masa negra era un cangrejo negro lo echó en el tarro de vidrio y se lo llevó para su casa. Una vez en su casa fue al lavadero y con su cepillo de dientes y pasta dental cepilló persistentemente la masa amorfa y le quito el petróleo, quedó sorprendido cuando vio que la cosa negra con patas y pico no era ningún cangrejo ni tampoco un pez pues era un cóndor chiquito que venía en el barco con los otros animales. Luego de mucho cepillarlo le quitó el petróleo y vio que el cóndor estaba blanco como de papel. El niño trajo un espejo y el cóndor se miró en él y se puso muy triste porque no tenía colores y se fue a un rincón, se puso a llorar y no quería comer. Al chiquillo le dio mucho pesar y trajo su maletín del colegio y sacó una caja de crayones y se puso a pintarlo y le dibujó muchos cuadritos de colores como si fuera un ajedrez y todos los cuadritos los rellenó de diferentes colores; para que se secara lo puso en la ventana para que le diera la brisa y pasaban los turistas y con los teléfonos celulares le sacaban fotos y dejaban propinas. Y pasaron muchos años y el niño creció y se volvió un pintor muy famoso que se llamaba Alejandro Obregón.