You are reading all of the stuff that's been tagged with 'CREER'

CREEMOS TANTAS COSAS

  • Posted by on October 12, 2016 at 7:29 PM

EL CAMINO A LA VERDAD

nis7

El maestro dice: “que creemos en tantas cosas que nos han dicho. Creemos en tierras y gentes lejanas, en el más allá, en cielos y en infiernos, en dioses y diosas… y todo esto lo creemos porque no los dijeron. De modo similar nos dijeron cosas sobre nosotros mismos, sobre nuestros padres, nuestro nombre, la posición social, los deberes y demás. Nunca nos hemos preocupado por verificar si todo esto es verdad.

El camino a la verdad se abre a través de la destrucción de lo falso y para destruir lo falso, debemos cuestionar nuestras creencias más arraigadas. De todas ellas, la creencia de que sólo somos un cuerpo es la peor de todas.

Con el cuerpo llega el mundo y con el mundo Dios, quien se supone haber creado el mundo y así comienzan los temores, las religiones, las plegarias, los sacrificios, todo tipo de síntomas, todo ello para sostener y proteger al niño-hombre aterrorizado por monstruos de su propia creación”.

NO TE CREAS TODO LO QUE TE DIGAN

  • Posted by on September 17, 2014 at 10:37 AM

ANILLOUna vez un muchacho que estaba muy deprimido fue donde un maestro espiritual que tenía fama de sabio. Cuando llegó a la casa del gurú, la cual quedaba alejada del pueblo, le dijo: Maestro, vengo a que me ayude. Me siento muy mal. Soy un fracasado, nadie me tiene en cuenta, todo el mundo me rechaza, mis hermanos me dicen que soy un idiota, que no sirvo para nada. En el colegio mis compañeros me desprecian, nadie me tiene en cuenta. En verdad creo que soy un fiasco.

El maestro, mirando de soslayo al chico le dice: –Mira, muchacho, yo, igual que tú, también tengo problemas, así que no puedo ayudarte.

De nuevo el joven sintió que una vez más era rechazado, pero cuando ya se iba a ir del lugar el maestro lo llamó y le dijo:

–Ya que estás aquí hazme un favor. Toma este anillo –dijo el sabio quitándose el anillo de uno de sus dedos– ve al pueblo en el caballo que tengo allí amarrado y trata de vender la joya. Necesito urgentemente ese dinero. Pero escucha bien esto. ¡No vayas a dar ese anillo por menos de una moneda de oro ¡Está claro!?

El muchacho se puso feliz de ver que podía ser útil. Rápido se montó en el caballo y se fue al mercado del pueblo que estaba atiborrado de comerciantes. Estuvo todo la mañana ofreciendo el anillo, pero cuando mencionaba el precio, la gente se reía. “Se nota que no tienes idea de lo que vale una moneda de oro si pretendes cambiar esa joya”, decían unos. Otros, tan pronto mencionaba el valor del anillo, se mofaban o miraban para otro lado. Cansado de tanto desprecio, resolvió volver donde su maestro. Una vez frente a él le contó, con la cabeza agachada, de su fracasado intento de vender la joya. El sabio le dijo de nuevo:

–Mira, muchacho. Hagamos lo correcto. Lleva esta anillo donde el joyero del pueblo, él si sabe de su verdadero valor. Dile que lo avalué, pero escucha bien, no lo vendas. No importa cuánto dinero te ofrezca.

El chico, feliz, fue al pueblo y se presentó ante el joyero. Éste tomó el anillo en sus manos y cuidadosamente lo examinó con una lupa, luego le hizo una prueba con unos ácidos y finalmente exclamó entusiasmado: ¡Esto si que es una verdadera obra de arte ¡ Se quitó los lentes y mirando al muchacho le dijo en tono muy emocionado.

–Mira, muchacho. Dile al dueño de esta joya que le doy ya mismo ¡ cincuenta monedas de oro por ella! Pero que si se espera unos ocho días más, le puedo subir el precio hasta ¡setenta monedas de oro!

El chico casi se desploma cuando escuchó la oferta del joyero. Montó el caballo y corrió a galope hasta donde el maestro. Cuando le relató el suceso al hombre, el anciano sabio le dijo:

–Debes tener mucho cuidado con la opinión de los demás. No todos tienen la capacidad de valorarnos en lo que verdaderamente somos. Así que no creas todo lo que te digan.

____________________________________________________________________

–LOBITO: Bien, apreciados estudiantes; ¿Qué opinión les merece este cuento?

–Pamela:  A mi me gustaría primero conocer su opinión, para ver si coincidimos.

–LOBITO: Todos somos tres en uno: Primero, lo que los demás creen que somos, es decir, el aspecto físico. Es muy común juzgar a los demás por su aspecto físico, por la ropa que usa, por la vivienda, por los títulos académicos, en general, por todo lo externo, lo material. Segundo, lo que nosotros creemos que somos; este es el aspecto mental. Es lo que cada cual piensa que es: inteligente, bruto, fracasado, exitoso,  menos que los demás, etc. Tercero, lo que realmente somos:  La conciencia universal encarnada en un cuerpo físico, la semilla de lo divino en este árbol de carne y hueso. En la biblia, en el pasaje de Moisés y la zarza ardiendo, cuando Moisés pregunta: “¿quién eres?”, la repuesta que escucha es: “YO SOY EL QUE SOY”.  Observen que Dios no dijo “yo soy esto o soy aquello”. Así, cada quien es lo que es. Lo demás son etiquetas inventadas por el hombre.

–Pamela. En el cuento, el muchacho, se había deprimido por creer lo que los demás le decían. Para mi es una idiotez sentirse calificado por los demás. Lo que yo soy, en el aspecto humano y espiritual,  no se puede calificar como si fuera un test de matemáticas. El conocimiento académico se puede calificar, pero no el desarrollo espiritual.

–Alejandro. Es como escribir un poema o un ensayo y llevarlo donde un ignorante para tomarle su opinión y, lo peor, darle importancia a esa opinión.

–LOBITO. Así es. Las cosas no tienen importancia sino que las personas se la dan. Un saludo no tiene importancia, pero hay personas que se resienten porque el otro pasa por el lado y no saluda. La gente gasta mucha energía mental (estrés innecesario) dándole importancia a lo que no tiene importancia. Cogen un grano de arena le ponen la lupa (la mente) y ven una enorme piedra. Un bebé parado en la cuna presencia a sus padres haciendo sexo y él no le da importancia a eso, solo gorgotea, pero entra un adulto y  etiqueta el acto como “morboso”. Las cosas no tienen más importancia que las que uno mismo les da.

NO TE CREAS NADA HASTA VERIFICARLO

  • Posted by on October 23, 2013 at 3:13 PM

A CABALLOCUENTO NO. 15. —JUSTO E INJUSTO. El hombre robusto, cada tanto halaba la brida para inducir al caballo a apurar el paso. El bruto, cada vez que veía hierba fresca, intentaba detenerse, pero el jinete se lo impedía. Era un camino destapado, polvoriento, de esos que llaman “camino de herradura”. Por allí transitaban los campesinos con las recuas de mulas cargadas de hortalizas. Detrás del hombre a caballo, a poca distancia, un jornalero traía sobre sus espaldas una cama de hierro y alambre que parecía un catre, de esas que se doblan por la mitad como si fuera una maleta. A la vista de todos, la escena era inusual: Adelante, sobre el brioso animal, el hombre fortachón, gordo y colorado. Detrás de él, el sudoroso labriego llevando el armatoste sobre sus cansadas espaldas. A medida que avanzaban por la carretera la gente murmuraba: “Qué injusta es la vida con los pobres. Miren al patrón, bien cómodo, con su buen sombrero para protegerse del sol, sobre el caballo; y detrás el infeliz jornalero cargándole la cama. ¿Habrase visto tanta inmisericordia? El caballo debería llevar la cama. ¡Qué falta de consideración!” Sucedió luego que los dos hombres llegaron a una posada y, como era medio día y el sol canicular ardía sobre la piel, decidieron descansar.

El jinete se bajó del caballo, llevó al animal al abrevadero, sacó del talego un enorme cepillo, llenó el balde con agua y comenzó a cepillar el lomo sudoroso del animal. Mientras el jinete hacía esta labor, el otro señor armó la cama debajo de un árbol frondoso, acomodó el colchón, cuadró la almohada y se echó a descansar. La gente que llegaba a la pensión murmuraba: “Qué injusta es la vida con los pobres. Miren al pobre jornalero refrescándole el caballo al patrón mientras éste ronca como un cerdo en la cama. ¡Qué falta de consideración! Pasaron dos horas y el sol comenzó a inclinarse sobre el horizonte. El sofoco disminuyó y una brisa suave sopló de este a oeste. El hombre del caballo colocó de nuevo los aperos sobre el animal, montó sobre él y echó a andar con dirección al norte. Acto seguido, el hombre del catre despertó de la reconfortante siesta, recogió el colchón y la almohada, dobló la cama, se la echó sobre las espaldas y se fue caminando con dirección al sur.

================================================================

LOBITO: ¿Qué opinan de este cuento?

Estudiante: Bueno, las apariencias engañan. A simple vista uno no puede andar juzgando a los demás.

Estudiante. Estoy de acuerdo con Lorena, a veces lo que uno ve parece injusto, pero uno no sabe a fondo lo que realmente está sucediendo.

Estudiante. Lo mejor es no juzgar sin antes saber qué pasa.

LOBITO. !Exacto:  NO TE CREAS NADA HASTA TANTO NO LO VERIFIQUES !!!

Estudiante: La Biblia dice que uno no debe juzgar sino quiere ser juzgado

LOBITO. Así es:  quien habla de lo que desconoce está en camino de ser idiota, decía Víctor Hugo.

¿QUÉ IMPIDE ALCANZAR LA REALIZACIÓN ESPIRITUAL?

¿QUÉ IMPIDE ALCANZAR LA REALIZACIÓN ESPIRITUAL?

¿QUÉ IMPIDE ALCANZAR LA REALIZACIÓN ESPIRITUAL?   ¿Qué es lo que hace el EGO humano para creerse HACEDOR de todo lo que hace? ¿El ser humano hace ríos? Ríos cómo el Amazonas ¿es hechura del ser humano? ¿El ser humano hace montañas? ¿Construye montañas como el Everest? ¿El ...

CÓMO ESCRIBIR UN CUENTO

CÓMO ESCRIBIR UN CUENTO

GUÍA PARA ESCRIBIR UN CUENTO (Alfonso Lobo Amaya. Premio Nacional “Susaeta” de Literatura Infantil) 1.— Fluir de ideas. Una vez seleccionado el tema del cuento, dejar fluir las ideas y escribir todo lo que la mente dicte sin detenerse a pensar si está bien o mal escrito; luego hacer una ...

NADA TIENE IMPORTANCIA

NADA TIENE IMPORTANCIA

Cuento No. 9-- EL Muchacho y el sabio.  Una vez un muchacho que estaba muy deprimido fue donde un maestro espiritual que tenía fama de sabio. Cuando llegó a la casa del gurú, la cual quedaba alejada del pueblo, le dijo: Maestro, vengo a que me ayude. Me siento muy mal. Soy un fracasado, nadi...

LA ENTREGA

LA ENTREGA

LA ENTREGA (Alfonso LOBITO Amaya)                       Aceptar la vida como llega, en el día a día, sin expectativas, es hacer la Voluntad de Dios.  Esto es lo que los místicos y santos de todas las épocas han llamado ...

TÉCNICA ANTIESTRÉS

TÉCNICA ANTIESTRÉS

EL VACÍO PSICOLÓGICO. (Alfonso LOBITO Amaya) Cuándo un perro ladra, ¿quiénes responden a ese ladrido?..¿Los gatos de la cuadra?..¿Lo pericos en las jaulas?..¿Los sapos en las charcas? ¡Ninguno de ellos! Cuando un perro ladra responden los perros de la cuadra… ¡Porque son de la misma e...