(AUTOCONOCIMIENTO)

index~~element284ESTUDIANTES: Profe Lobito: ¿Por qué nos afecta tanto lo que nos dice la gente, las opiniones de los demás? ¿Y quién dentro de nosotros es el afectado?

LOBITO: Nos pueden gritar cosas desagradables, improperios, insultos, afrentas o nos pueden endulzar el oído con cosas agradables, elogios, ensalzarnos, loas, pero sin embargo en ambos casos hay afectación mental, nos afecta lo que nos dicen. El afectado en ambas situaciones es el EGO de la persona. En el primer caso el EGO se resiente y en el segundo caso el EGO se engrandece. ¿Y qué es el EGO en el ser humano?.. ¡Ignorancia! (EGO=IGNORANCIA). Ignorar lo que somos realmente creyéndose ser un cuerpo físico y nada más.

Por física elemental sabemos que la voz humana es sólo ondas sonoras, dilatación y compresión del aire; diástole y sístole del aire, por ende, cuando una persona nos insulta sólo emite trenes de ondas sonoras que salen de la boca de la persona alterada y llegan a nuestros oídos como ondas sonoras. Estas ondas sonoras, igual que las ondas formadas en la superficie del agua cundo tiramos piedras, son inofensivas y no nos pueden dañarnos el hígado ni tumbar un diente ni producirnos fiebre, pero sin embargo nos afectan psicológicamente alterando nuestro interno, llevándonos a estados mentales negativos como la ira, rabia, frustración, depresión o positivos como la euforia, la alegría la complacencia y el contento.

ESTUDIANTES. ¿Entonces qué hacer para no dejar que el EGO se afecte por lo que nos dicen los demás, ya sea en la casa, en la universidad o en el trabajo?

LOBITO. Frente a esa situación deben tener un solo y único pensamiento. Este pensamiento puede ser la imagen de la divinidad que sea de su agrado. Esta práctica espiritual hace que el clima interno no se altere. También es muy efectivo repetir mental y verbalmente: ¡Las cosas no tienen más importancia que las que uno mismo les da! Nada en esta vida es importante, sólo que el EGO da importancia a todas las actividades del hombre etiquetándolas como “buenas”, “malas”, “feas”, “bonitas”, “agradables”, “desagradables”, “exitosas” “fracasadas”. Ilustremos con ejemplos:

Un bebé en la cuna, sólo sonríe, pero a él no le afecta nada de lo que le digan porque aún no tiene EGO. El EGO es un engendro mental este que se forma a partir de los tres años cuando comienza la identificación con el cuerpo físico y la acumulación de conceptos de todo tipo. Ser como el bebé que sonríe ante los insultos y las alabanzas es práctica espiritual que, poco a poco, debilita y desintegra el EGO. El EGO se resquebraja ante la indiferencia, es decir, cuando no se le da importancia a lo que él le da importancia.

Si alguien sube a la azotea del edificio a gritar improperios y maldiciones al SOL para ofenderlo o a expresar gratitud con bendiciones y alabanzas al astro rey, ¿Qué carajos le importa al SOL lo que los bípedos humanos digan de él? ¿Se afecta el SOL por las opiniones de los humanos? ¿En que afecta a un incendio forestal que alguien le tire un fósforo? Sea usted como el SOL que nada le afecta y sonría ante los insultos y las alabanzas que le digan. Si se hace esto el EGO, como pedazo de hielo puesto al calor, comienza a derretirse, rompiendo el encerramiento conceptual creado por sus propios pensamientos

Cuando un perro ladra los perros de la cuadra le responden porque son de la misma especie. Cuando un perro ladra los gatos de la cuadra no responden porque son de otra especie. Pero si a usted lo insultan y usted responde igualmente que el otro, con improperios y palabras soeces, usted es de la misma especie que la persona que lo insulta. No hay ninguna diferencia entre usted y el otro; pero si usted tiene más altura espiritual, más desarrollo interno, más comprensión, usted no se deja meter en el juego emocional de responder con insultos a los insultos.

¿Es perturbado el océano por las olas y las burbujas que aparecen en su superficie? La tranquilidad y paz que hay en las profundidades del océano en nada son afectadas por las tormentas que caen sobre él. De la misma manera cuando se comprenden las cosas en su real dimensión no afectan para nada la profundidad de la Conciencia Superior de la persona que sabe que todas esas pataletas son propias del EGO.

Si no te dejas alterar por las alabanzas ni por los insultos y permaneces ecuánime… ¡Es que vas muy bien por el sendero espiritual que lleva a la eliminación del EGO soberbio¡