AUTOCONOCIMIENTO—LOBITO

depositphotos_41218343-Watching-horror-movie“Todos los escapes, incluyendo la televisión y otros tipos de entretenimiento, no son más que un esfuerzo por alejarse de la identificación con el “yo” (ego) que se cree hacedor.

Un cambio de entorno puede producir cierta relajación temporal del cuerpo y de la mente, pero la codicia y la envidia seguirán levantando la cabeza en cualquier entorno o circunstancia.

Cuando vamos a ver una película, por ejemplo, el propósito es olvidarnos de nosotros mismos, pero lo único que ocurre es que el “yo” se identifica con el protagonista de la película y sufre sus experiencias, placeres y desdichas.

La única repuesta para lograr la armonía interior es la desidentificación y esto, dice el sabio, solamente puede ocurrir cuando hay una profunda comprensión de que esta vida y sus vivencias sólo son un gran sueño en el que los seres humanos participan como personajes.

Solo el Yo (Conciencia), el soñador impersonal, que es testigo del sueño, es quien trasciende el hacer y el experimentar en el sueño. El personaje soñado no puede hacer nada respecto a los sucesos del sueño.

Tú te identificas con el personaje soñado como agente y experimentador, y sufres las consecuencias del hacer, que es el experimentar. Cuando te desidentificas del personaje soñado, te conviertes inmediatamente en el Yo, el Sujeto.

Eres el soñador, limitándote a ser testigo de la manifestación objetiva mientras exista la manifestación soñada.”

(A Duet of One. R. Balsekar)