conciencia-13¿LA CONCIENCIA…QUÉ ES?

No se puede describir la dulzura de la caña o de las frutas con solo palabras. Las palabras van al oído y no pueden dar el sabor de la caña. De la misma manera no se puede describir La Conciencia Universal o Dios con palabras porque sería limitarla, encasillarla, reducirla a una definición gramatical, a una simple frase compuesta por sujeto, verbo y predicado. La psicología define “Conciencia” como un mecanismo coordinador de las capacidades cognitivas del ser humano”… (???)… Lo que difícilmente un lector entiende.

Conciencia es el sentido de existencia, de presencia en la vida, propio de todo ser vivo. Es el “YO SOY” del que hablan los maestros iluminados. La Conciencia en mí, en usted o en cualquiera es la misma en todos los seres vivos sobre la tierra y fuera de ella, por eso los sabios afirman QUE TODO EN EL UNIVERSO ES CONCIENCIA. Esta Conciencia carece de atributos, cualidades, epítetos, limitaciones o etiquetas que el intelecto humano le adjudica.

El agua no puede ahogarse a sí misma, ni el fuego quemarse a sí mismo, igual la Conciencia no puede conocerse a sí misma. Ella carece de sonido, calor, color, sabor, textura o forma que le permita reconocerse. Tampoco es afectada por los cambios que cuerpo sufre a lo largo de la vida como el nacimiento, crecimiento, deterioro en la vejez y su final destrucción o muerte. Es como la imagen del sol reflejada en el agua de un lago la cual se altera al agitar el agua, pero el sol verdadero allá, en el firmamento, no sufre ninguna alteración por estos cambios porque la imagen reflejada y el agua no guardan ninguna relación alguna, lo mismo sucede con la Conciencia y el cuerpo hecho de alimento.

No hay caminos para llegar a la Conciencia, ni disciplinas ni prácticas espirituales, porque ya estamos en ella; estemos vivos o muertos estamos en ella. La Conciencia es tierra sin caminos, como el espacio que siempre estamos en él y no hay caminos para llegar a él. Por eso se dice que Dios o La Conciencia es

No se puede describir la dulzura de la caña o de las frutas por medio de palabras. De la misma manera, no se puede describir a la Conciencia Universal (Dios) con palabras, encasillándola a una definición Omnipresente, es decir, siempre está en nosotros y nosotros en ella. Ella y nosotros siempre somos uno. La dualidad es sólo mental. Pretender que la Conciencia es algo que se puede alcanzar u obtener es negar su Omnipresencia.

La Conciencia no es un conocimiento que se puede adquirir ni una experiencia que se puede memorizar para luego recordar, porque la Conciencia siempre ES, nunca fue ni nunca será. Por eso se dice que Dios o la Conciencia no nace ni muere porque siempre ES. Pretender entender o conocer la Conciencia con los sentidos de percepción es como querer entender el cosmos infinito con un microscopio. El microscopio de intelecto o Ego hacedor.

Alfonso Lobito Amaya