APRENDE A DIFERENCIAR ENTRE…

stress-420x315En el diario vivir nos suceden eventos que nos dañan el clima interno. Este clima interno es la misma paz mental o paz interior. El saber manejar inteligentemente estas situaciones de todos los días nos permite controlar el estrés mental producido por las angustias, los aceleres, los malentendidos, los afanes, resentimientos, etc., razón por la cual debemos saber diferenciar entre inconveniente, dificultad, problema y contradicción, esta última es la que más deteriora y destruye el clima interno o paz interior porque se mueve en círculo cerrado. Veamos las diferencias:

Inconveniente: Cuando, por ejemplo, llegamos tarde al trabajo porque quedamos atrapados en un trancón de carros en la autopista. Se va la luz y no podemos utilizar el computador o cuando vamos al banco y nos dicen que no hay sistema y no podemos cobrar el cheque. Este tipo de eventos de la cotidianidad de la vida nos molestan un poco por un rato, aquí la descargas de energía vía estrés son livianas y el clima interno se altera por poco tiempo.

Dificultad: Es diferente del inconveniente, es el caso de quien tiene dificultad para relacionarse con las personas, también se da cuando una persona tiene dificultad para redactar un informe, una carta, un mensaje o cualquier tipo de escrito. Aunque es una situación tensa, el estrés mental que genera es más bien poco y se soluciona acudiendo a otra persona. Cuando uno acepta que se tiene un tipo de dificultad para hacer ciertas el clima interno casi no se altera.

Problema: A diferencia del inconveniente o la dificultad un problema genera una tensión mental o carga de estrés más alto ya que la persona se angustia, se afana, se pone de mal genio, no quiere comer, no puede dormir pensando en el problema, se autorecrimina y hasta se siente culpable de sus actos. Por ejemplo un problema de deudas donde meten una demanda en juzgado para embargar. Otro ejemplo de problema sería por el lado de la salud, cuando el médico dice que es la operación es delicada y el paciente puede resultar con incapacidad permanente. El problema, a diferencia de un inconveniente o una dificultad, es generador de mucho estrés mental, por aquello de la incertidumbre al no saber cómo va a terminar el problema.

Contradicción. La contradicción es un circuito cerrado, igual que un carro, que da vueltas y vueltas sin ir a ningún lado. Es un acto de conciencia sin repuesta (¿por qué me hizo eso?…), es un constante repique mental cuando la persona se pregunta, a cada instante, ¿Por qué?…¿Por qué?…¿Por qué?…¿Por qué hizo eso?..¿Por qué es tan desagradecido?.. ¿Por qué Dios permite esas cosas?…¿Cómo es posible semejante injusticia?.. ¿Por qué soy tan de malas que solo me tocó a mí?… ¡Qué karma!…Y ¡dale con las comparaciones!: ¿Por qué le va también a fulano siendo un desgraciado de siete suelas?… ¿Por qué?…Y como la mente es malísima consejera a las repuestas que se le dan a sus preguntas vuelve a elaborar nuevas preguntas. La contradicción sólo se puede superar con el Autoconocimiento. La contradicción produce el mayor desgaste de energía psíquica llevando a la persona a la depresión y generando un clima interno de sin sentido Y fracaso. La contradicción sólo se puede superar con el Autoconocimiento.