NO ELEGIMOS SER LO QUE SOMOS

10639652_378550655631477_8471446421266158063_nDice el Gita que cada “organismo humano es concebido y creado con ciertas características dadas: físicas, mentales, intelectuales, temperamentales. Es decir, nacemos con aptitudes y actitudes, talentos y capacidades físicas y psicológicas que nosotros no hemos elegido tener. No podemos escoger nacer con una mente brillante, un intelecto agudo o un discernimiento superior.

Ninguna persona tiene elección o control con respecto a sus padres y, por lo tanto, con respecto a las condiciones medioambientales en las que nacerá. En otras palabras, ninguna persona tiene elección respecto a sus genes, su ADN, y tampoco tiene elección respecto a condicionamiento que recibirá en el entorno donde haya nacido.

Entonces se observa que es un hecho que quien nace no tiene elección sobre sus genes ni sobre su condicionamiento ambiental, cultural y religioso por lo cual va a ser programado. Y este condicionamiento más el ADN con el que trae son la causa fundamental de la personalidad de cada individuo, de su psique, basada en características naturales tal como han sido desarrolladas por sus condicionamientos medioambientales,

Se “fe”, su perspectiva de vida y del vivir, también se basará, por lo tanto, en estos mismos factores”.

De estas observaciones se deduce que nadie elige ser lo que es ni cómo es, porque no es una decisión personal ni de quien nace ni de los padres.

Nadie decide nada, la vida, igual que un sueño, simplemente sucede.