LAS PREOCUPACIONES

(Charlas de Lobito con estudiantes universitarios)

GRACIAS SEÑORLOBITO. (Señalando a un estudiante en el salón). Te sientes mal de salud y vas donde el médico de tu confianza, que es un eminente galeno. Con total seguridad te entregas a él para que te examine, quien luego del diagnóstico te dice que te vayas tranquilo que todo va está bien. ¿Discutes el resultado con el médico o lo aceptas y haces lo que él te indica?

Estudiante. Uno no discute con el médico el diagnostico, y más si es un médico en el que uno confía, sólo pide que explique los resultados.

LOBITO. De acuerdo. ¿Te vas para tu casa preocupado, estresado o tienes la suficiente confianza en el médico como para salir tranquilo del consultorio he irte en paz?

Estudiante. Esto ya me ha sucedido y me voy tranquilo para la casa. Creo en lo que él me dijo.

LOBITO. !Perfecto! Tienes un problema de tipo jurídico y vas donde el mejor abogado de la ciudad, le explicas la situación, él te escucha atentamente y luego te dice que todo va estar ok, que te vayas tranquilo que él se encargará de tu problema. ¿Discutes con el abogado lo que te dice o lo aceptas y te vas tranquilo para tu casa?

Estudiante. Me voy tranquilo para mi casa.

LOBITO. ¿Qué te da esa tranquilidad?

Estudiante. Porque creo en él; sé que es un buen abogado y me solucionará el problema.

LOBITO. Se enferma tu perrito y lo llevas donde el veterinario. Luego de examinarlo te dice que lo dejes en la clínica para hacerle una pequeña cirugía y que en dos días puedes venir por tu mascota completamente sanado. ¿Discutes con el veterinario lo que te dice o lo aceptas y te vas tranquilo para tu casa?

Estudiante. También esto me ha pasado y me he ido tranquilo para mi casa,

LOBITO. ! Muy bien!.. Entonces, ¿cómo es que tienes un problema y dices que has orado y has pedido a Dios que te ayude, pero sin embargo sales de la iglesia preocupado? Esta aptitud tuya de preocupación es porque no confías plenamente en Dios, es una aptitud de total desconfianza. Has confiado completamente en el médico, en el abogado y en el veterinario, pero cuando le llevas el problema a Dios, no estás completamente confiado de que él lo va a resolver. Si de verdad confiaras en Dios estarías totalmente tranquilo. La intranquilidad, la preocupación es signo de desconfianza. Si le prestas el carro a un amigo y te quedas preocupado porque lo puede dañar, es que no confías en él. El agua y el fuego no pueden estar juntos, porque el fuego evapora el agua o el agua apaga el fuego. La luz y la oscuridad no pueden estar juntas en el mismo lugar y al mismo tiempo, porque la presencia de una de ellas es la negación de la otra. Para que una de ellas esté presente la otra debe estar ausente. La fe y las preocupaciones no pueden estar juntas, porque si te preocupas niegas tu fe en Dios. La preocupación en la negación de la fe en Dios.

Estudiante. ¿Entonces cuando usted tiene un problema no se preocupa?

LOBITO. En todos los años de vida, que llevo en este cuerpo-mente, he tenido problemas difíciles, desde quiebras económicas hasta serios problemas de salud, cómo fue un cáncer. Sólo que yo siempre he confiado plena y totalmente en Dios, es lo que los místicos llaman: “La entrega”. Es los mismo cuando una persona enamorada se entrega totalmente a su ser amado. Hay que pasar de tener a Dios en la boca, en sólo palabras, como lo es rezar, para tenerlo en el corazón como el más profundo sentimiento humano de amor.

Estudiante. ¿Cuál es su práctica espiritual diaria?

LOBITO.  Practico, todo el día de todos los días, el…!HÁGASE TU VOLUNTAD¡…como dice en el Padre Nuestro. Hay personas que repiten, a lo largo de la vida, miles y miles de veces el Padre Nuestro, eso es tener a Dios en la boca, pero no lo practican, si lo practicaran desaparecerían todas las preocupaciones y la vida sería solo paz interior. Crees en Dios, pero te preocupas. Crees en Dios, pero tienes miedo a que las cosas salgan mal. Crees en Dios, pero dudas. Crees en Dios, pero no tienes seguridad. Crees en Dios, pero las dudas no te dejan dormir, entonces que clase de fe es esa, si precisamente fe ES ESPERAR RESULTADOS POSITIVOS. Nadie tiene fe en que las cosas salgan mal.

Estudiante. ¿Además del Padre Nuestro práctica usted alguna oración en especial?

LOBITO. Sí, mi práctica favorita es el Yogashema del Bhagavad- Gita. Oración con más de 5.000 años de antigüedad. Dice así:

“Aquel que sólo piensa en mí, 

que sólo me ama a mí,

que siempre me recuerda a mí,

que me tiene en su corazón

confiando plenamente en mí

y dedicando todos sus actos a mí…

ese devoto, siempre me tendrá a su lado,

en esta y en la otra vida proveyéndolo de todo lo que necesita.

!YO ASUMO LA RESPONSABILIDAD DE SU BIENESTAR!”