You are reading all of the stuff that's been tagged with 'LUZ'

DIOS Y LA SOMBRA

  • Posted by on January 6, 2016 at 7:30 PM

a-la-sombra-de-su-luzDios y la sombra

(Alfonso Lobo Amaya. Autoconocimiento)

 

La sombra no tiene vida propia y carece de atributos. No es fea ni bonita, ni buena ni mala, ni vieja ni joven, ni gorda ni delgada porque es bidimensional. No tiene ningún atributo porque no existe independientemente y al no existir no tiene libre albedrío ni destino ni liberación ni realización ni nada. Tampoco nace ni muere porque no tiene nacimiento y, por lo tanto, lo que no nace no puede morir. No existe separada porque siempre está unida a la fuente que la proyecta.

Sin luz no puede haber sombra y en la oscuridad no tiene existencia, no porque se mimetice con la oscuridad sino porque no existe, es decir, no existe por sí misma. No puede hacer lo que le plazca porque no tiene vida propia y, al no tener vida propia, no tiene libre albedrío o la capacidad de decidir, de escoger de seleccionar esto o aquello.

No se le puede matar porque no es real, no existe. Las balas, el fuego o las bombas no la afectan. Camina sobre el agua y no se moja, pasa por entre el fuego y no se quema, anda entre la basura y no se contamina. Todo lo que la sombra aparenta hacer es llevado a cabo por la fuente que la origina. Ella no hace absolutamente nada. No hace su voluntad porque no la tiene.

La fuente que la proyecta y la sombra son una y no se pueden separar, como no se pueden separar la humedad del agua, ni la inhalación de la exhalación en la respiración ni la diástole de la sístole en el latido del corazón.

¡Sorpresa!.. ! Dios es la fuente y el ser humano es su sombra!…!Nunca existen separados! por eso Jesús afirmaba: “Mi Padre y yo somos uno”. Igualmente decía: “Hágase tu voluntad más no la mía”. Todos los seres vivos sobre la tierra son sombras de Dios, por lo tanto no hay nacimiento, ni muerte, ni libre albedrío ni destino.

Pero el ego humano, en su colosal ignorancia y soberbia, se cree hacedor de todo lo que hace y de todo lo que le sucede y, con este falso condicionamiento, se atribuye el mérito de los triunfos y la culpabilidad por lo “mal hecho”.

Creerse el hacedor es el más grande impedimento para alcanzar la iluminación o comprensión de cómo son en realidad las cosas y, así, el hombre vive engañado, crece engañado, sufre y muere engañado, desconociendo que Dios es la fuente única de todo este mundo visible e invisible al ojo humano. Todo lo que el hombre percibe por sus sentidos sólo son reflejos o sombras de Dios y, por ende, no existe nada en este universo que no sea una proyección de Dios.

Lo que lleva el hombre a sostener esta falsa idea de creerse hacedor de todo lo que hace, es el arraigado condicionamiento religioso y conceptual que va desde la cuna hasta la vejez.

Cuando un niño nace, crece y se desarrolla en una familia de ladrones termina creyendo que robar no es malo. Se le vuelve normal el robo y lo justifica con mil argumentos.

¿Qué pensaría usted si una sombra hablara y le afirmara que tiene libre albedrío y es dueña de su destino?

Esta gigantesca estupidez es la misma cuando el ego del hombre afirma que él es el hacedor de todo lo que hace.

LOBITO

PALOMAS DE LUZ BLANCA

  • Posted by on November 2, 2014 at 1:10 PM

UNA BELLA MUERTE

734639_372475219517884_1677667526_nNos conocimos cuando estuvimos en las filas de la Gnosis, para entonces Esther era sacerdotisa del templo y yo sacerdote. Al paso de los años me salí de esa hermandad espiritual y ella permaneció allí; dejamos de vernos por mucho tiempo. Varios años después, nos volvimos a encontrar en Bogotá, para ese momento ella vivía con su madre, con su esposo, con una hermana, un cuñado, cuatro perros y un pájaro. El pájaro, un hermoso cardenal guajiro, después de su muerte sería la mascota de mi casa por quince años.

Una vez reiniciada las relaciones de amistad la visitaba los fines de semana, en su apartamento que quedaba cerca de mi trabajo: Eran charlas amenas sobre filosofía espiritual, esoterismo, metafísica y experiencias internas. Fueron pasando los años y se fueron muriendo todos. Primero murió su madre, luego su hermana, más tarde su cuñado y finalmente su esposo y quedó sola con sus perros y el pájaro.

Era una mujer maravillosa, espiritual, bondadosa, tierna, alegre, que amaba con el alma a los animales y a las aves. Una persona recta en todo el sentido de la palabra. Pero todos cometemos errores. En vida de su esposo tuvo todo el dinero del mundo, viajó a otros países, compró lo que quiso, pero no ahorró. A pesar de que siempre le insistía que ahorrara para la vejez, no tomó mi consejo creyendo que los buenos momentos de dinero son por siempre. Los últimos años de su vida quedó sola; derivó el ingreso económico de dar masajes corporales a algunas actrices de televisión con unas excelentes cremas faciales que ella misma creó con productos naturales, pero su salud se deterioró y la artritis no le permitió seguir en esa actividad y los ingresos llegaron a cero. Escasamente podía alimentar a los perros. La gran falla fue que no cotizó pensión ni se afilió a ningún sistema de salud.

Una tarde llegué a visitarla y casi no podía hablar por culpa de una persistente y estruendosa tos. Pálida, escuálida y ojerosa, lloraba por sus perros a los cuales no podía alimentar. Procedí a llevarla donde un médico amigo en la clínica del Country (Dr. Carlos Cuellar) quien luego de examinarla y sacarle radiografías de los pulmones, el médico me llamó para decirme, en voz baja, que Esther tenía un avanzado cáncer pulmonar, y que por mucho viviría unos meses. En ese momento, Esther era una mujer sola, sin dinero y enferma. Y para completar el doloroso cuadro, el único hijo que tuvo en vida, estaba en otro país en una cárcel. Son estas situaciones cuando se pone en duda la misericordia de Dios.

Llegamos a su apartamento y una vez controlada la tos por la medicina, con los cuatro perritos en su regazo, le conté lo que pasaba. Quedó impactada por la noticia y calló. De sus ojos tristes rodaron lágrimas silentes que los cariñosos animales lamieron de sus mejillas. Entonces le conté la historia del libro del Bhagavata-purana donde el rey Parikshit, quedándole siete días para morir, consigue la iluminación con la guía del vidente Sukadeva.

Se quedó por un rato en silencio, y con ojos húmedos, me pidió que, antes de morir, le ayudara con tres cosas: ver a su hijo, que le enseñara a llegar a la experiencia espiritual y que cuidara a sus perros y al pájaro. ¡Le cumplí las tres!

Averigüé la dirección de su hijo y le escribí una extensa carta relatándole la situación de su madre enferma. Por los siguientes tres meses, por las tardes le enseñé Advaita, vimos videos del maestro espiritual Sathya Sai Baba y le di a tomar Vibhuti (ceniza). Le enseñé meditación en la luz, la practica de la Presencia en el Ser y el desapego por lo material. Y su aura tomó el brillo de luz blanca Led.

Y el último día antes de morir, al lado de su hijo…!Tuvo una maravillosa experiencia espiritual!

Esa mañana me dio un abrazo fuerte y cariñoso y, con ojos brillantes de luz espiritual, me dijo que iba a morir al día siguiente.

— “¿Cómo sabes que morirás mañana?”, –le pregunté asombrado, respondió:

–“Esta mañana, al amanecer, escuché ruidos en la sala, bajé de la cama y fui a verificar…¡Quedé atónita cuando vi la sala llena de palomas blancas…!palomas de luz blanca!…!que hacían ruido al volar¡ Estaban por todas partes e inundaron el apartamento. Sentí una Presencia Divina, como viento cálido, acariciando mi rostro.

–“¿Pero cómo sabes que morirás mañana?” –le pregunté de nuevo

–“”Anoche soñé contigo y con Sai Baba. Tú estabas vestido con una túnica blanca y Sai Baba con su túnica naranja. Cada uno al lado de mi cama donde yacía acostada, limpiaban mi cuerpo astral con algodones blancos que luego se volvían negros y los tiraban a la basura. Fue cuando intuí que iba a morir, porque Sai Baba dijo que ya estaba lista para partir””

Al día siguiente, Esther amaneció muerta en su cama. “Murió dormida”, conceptuó el médico. Subí a Monserrate, con su hijo, y tiré sus cenizas sobre los lirios blancos, en una bella mañana de sol y canto de pájaros.

LOS DESEOS

  • Posted by on June 6, 2014 at 9:49 PM

REFLEXIÓN ESPIRITUAL

lagoEl lago es apacible, tranquilo, ecuánime cuando no hay presencia de vientos…

La mente tranquila, apacible y ecuánime se da cuando los vientos de los deseos no la agitan.

Son los deseos, los malos vientos, que agitan la mente llevándola a la contradicción interna entre el desear y el  no alcanzar lo que se desea.

Cuando la mente está apacible los ojos brillan con luz espiritual, el cuerpo exhala salud y el amor divino resplandece.
La paz interior o paz mental sólo puede ser posible en la ausencia de la presencia de los deseos que atormentan al cuerpo y a la mente del hombre.

Como dijo el Buda: El origen del sufrimiento en el ser humano son los deseos.

LOBITO.

LOS CONSEJOS DE MI PADRE

  • Posted by on March 12, 2014 at 10:27 AM

P10402011—El rayito de luz. “¿Cuál es el punto de mayor oscuridad en la noche?”, me preguntó, una vez tomando tinto en San Alberto, Cesar. “No sé”, le contesté. “El Almanaque Bristol, dice que es a las cuatro de la mañana”, dijo. “Papá, te confieso que no lo sabía”, respondí. Y luego mirándome a los ojos me preguntó: “¿A qué horas sale el sol?”. Al momento contesté: “A las cinco de la mañana”. Sonriendo me dijo: “Es decir, hijo, que la luz ésta a una hora de la oscuridad”. Se tomó el último sorbo del tinto caliente y oloroso y me dijo con acento paternal: “Cuando tengas muchos problemas en la vida sólo tienes que saber esperar, porque a una hora de distancia está la luz, es decir, la solución. Hay problemas en la vida que se resuelven sabiendo esperar, siendo pacientes, siendo tolerantes, Mira que la oscuridad se disipa con el primer rayito de luz que aparece en el horizonte. Igual en tu cabeza aparecerá el pensamiento luminoso que te hará ver la solución a tus problemas, pero para ello debes permanecer tranquilo, no debes angustiarte y menos maldecir”.

2. —Trabajar por aprender. Este consejo me lo dio en Bucaramanga, en el Parque Centenario, al sabor de un delicioso tamal santandereano con arepa. Cuando estábamos tomando el chocolate a sorbos, puso la taza en la mesa y me dijo: “Es muy probable que con el tiempo tengas que trabajar, bien sea si yo me muero o bien sea que lo hagas como profesional”. Yo dejé de tomar el chocolate pues sabía que me iba a decir algo importante, ya conocía bien a mi padre cuando hablaba para darme consejos porque su tono de voz se volvía patriarcal. “Cuando te toque trabajar no mirés tanto cuánto te van a pagar, más bien ten en cuenta cuánto puedes aprende. Y sobre todo trabájale a una persona inteligente de quien puedas aprender. Es mejor trabajar para un Einstein por poca paga que para ricachòn inculto por un buen sueldo. El conocimiento es para toda la vida, en cambio el dinero va y viene. Así, hijo, procura trabajar para una persona inteligente y culta de quien puedas aprender muchas cosas”. Cuando terminamos el desayuno, yo abrí mi cuaderno y anoté: “Trabajar para una persona inteligente de quien pueda aprender”.

3. —No competir contra el talento de otro. Caminando por la carrera séptima de Bogotá con mi padre, de pronto se paró frente a la placa conmemorativa en donde mataron a Gaitán; luego de un tiempo de silencio dijo. “Este no era un hombre rico ni un empresario poderoso. Este fue un hombre talentoso. Tenía un talento innato y único para la política. Un líder genuino. Pasarán cien años antes de que vuelva a nacer otro hombre así”. Yo permanecí en silencio. Luego me llevó a tomar tinto a una cafetería donde Gaitán lo hacía con sus amigos. Siempre he tenido la costumbre, y aún la conservo, de andar con una libreta en la mano, para cuando se me ocurran ideas anotalas. Luego de escudriñar con la vista la bulliciosa cafetería me dijo: “Mirá, Alfonso, nunca cometás la estupidez de competir contra el talento de otra persona. Hay personas muy talentosas para una u otra cosa. No compitás con ellas, mas bien háztelos amigos y mirá que les puedes aprender. Diles que te enseñen los secretos para desarrollar un buen talento, pero jamás compitás contra el talento de una persona dotada”. Este consejo me ha servido tanto, que cuando mi hija Urania, que es bailarina de Ballet Clásico se fue a estudiar al Instituto Superior de Ballet en Bordeaux, Francia, yo le anoté el consejo un papelito y le dije que no compitiera contra el talento de la mejor bailarina de la academia, que por el contrario se hiciera amiga y tratara de aprenderle la técnica. Al día de hoy, tanto mi hija como yo, jamás cometemos la burrada de competir contra la gente talentosa, siempre asumimos la actitud del aprendiz. ¡Y vaya que nos ha servido!

4. —La amistad. En unas vacaciones de mitad de año, en Ocaña, mi padre me llevó a un almacén para comprar ropa. El dueño del negocio saludó efusivamente a mi padre; yo imaginé que deberían de ser buenos amigos. Luego de empacar la ropa mi padre se despidió con abrazo del señor. Enseguida fuimos al mercado y mi papá me compró huevos de tortuga, ya cocinados, con pan ocañero. Mientras caminábamos hacia mi casa le pregunté: “¿Papá, el señor del almacén es amigo tuyo?”. Una vez terminé de hablar dejó de caminar, me puso su mano derecha en mi hombro y me dijo: “Mirá, hijo: La amistad es cosa seria y rara. Don Carlos, el dueño del almacén y yo no somos amigos. El sólo saca su rol de amable y simpático para conseguir la venta del producto. ÈL hace bien su juego y yo le sigo la corriente, pero eso no es amistad”. Entonces papá, ¿vos no tenès amigos? Sonriendo, como siempre lo hacía, contestó: “Los compañeros del trajo sólo son eso: ¡compañeros de trabajo! Mi vecino es sólo eso, mi vecino. La gente con la que uno trata en la calle, en el comercio, en las cafeterías, sólo son personas conocidas y amables, pero de ahí a que sean amigos hay mucha distancia.” Yo ingenuamente le dije: “pero vos si sos mi amigo”. Al escuchar esto se puso serio y dijo con tono de voz alta: “Mirá, Alfonso, ¿que esa pendejada? Yo no soy tu amigo. ¡Yo soy tu papá! ¿Cuántas veces te he dado de correazos para corregirte y vos te encerrás en tu pieza a chillar?..¿Te aguantarías que un amigo tuyo te diera correazos? ¿Son tus amigos los que te pagan el estudio en Bogotá y te giran todos los meses para tu mantenimiento? Cuando te enfermás, ¿son tus amigos los que te llevan al hospital y pagan la cuenta y luego te cuidan la enfermedad? ¿Son tus amigos quienes te compran la ropa?…entonces… ¿de dónde sacás esa idea pendeja de que yo soy tu amigo? .Que de una vez te quede claro: ¡Yo soy tu papá y Margarita tu mamá! Ella no es ninguna amiga tuya. Mirá. Alfonso, si llegás a los sesenta años de vida con un sólo amigo date por bien servido. Sino querés tener desencantos a cada rato, dejá la pendejada de ponerle en el pecho la placa de “amigo” con quienes tratás. Cuando trabajés, no olvidés que quienes están contigo son sólo tus compañeros de trabajo y no tus amigos. El vecino es solo eso, el vecino, pero no tu amigo. A tu edad uno cree que todos son amigos, pero tan pronto te hagan una mala jugada viene el desengaño. Así que lo más inteligente es llamar vecino al vecino y no amigo; compañero al compañero de trabajo y no amigo. Los filósofos griegos decían que la amistad era un regalo de los dioses del Olimpo. ¡Hay, hijo del alma! Si supieras lo jodido que es conseguir un amigo de verdad. Es más que una lotería extraordinaria. Mirá lo que dijo Jesús: “No hay amor más grande que quien da la vida por un amigo”. Yo o tu mamá daríamos la vida por salvar la tuya. Decime en las lista de tus “amigos” cuántos están listos para ir al juzgado a declarar a favor tuyo o dispuestos a dar la vida por la tuya? Y lo más importante y esto nunca lo olvides: ¡La amistad sólo puede ser entre iguales! Un pobre jamás podrá ser amigo de un rico, porque mientras el pobre se levanta a fiar, el rico desayuna con ostras, manjares y caviar. Un rey nunca será amigo del humilde campesino. Un ministro nunca será amigo del celador de su casa. Una reina jamás será amiga de la empleada doméstica… ¡PORQUE LA AMISTAD SÓLO PUEDE SER ENTRE IGUALES!

5. —La Oruga. Disfrutaba con mi padre de un paseo a orillas del río Algodonal, donde hoy está asentado el batallón Militar, sentados sobre las piedras y mientras se cocinaba el sancocho de gallina criolla, a la sombra de un árbol, charlábamos amenamente cuando de pronto se quedó mirando hacia un arbusto y me dijo: “Mirá, hijo, lo que hace esa oruga”. Yo dirigí la vista a donde mi padre señalaba con su dedo índice y vi un gusano, verde y largo en una rama.“Obsérvalo bien: tiene medio cuerpo agarrado de la rama y el otro medio se balancea en el aire buscado la siguiente rama para pasarse”. Efectivamente, miré al gusano y eso hacía. Tan pronto pudo cogerse de la otra rama se soltó de la otra mitad. Por la mirada de mi padre intuí que me iba a dar un consejo y paré la oreja. “Alfonso: no debes soltar lo que tienes hasta no estar seguro. Si estás empleado y te ofrecen otro trabajo, no sueltas el que tienes hasta tanto no sea seguro el otro que te ofrecen. Así debes ser con todas las cosas en la vida. No te dejes llevar por el entusiasmo.” Tan pronto terminó de hablar, me paré, fui al morral, saqué mi libreta y anoté: “El consejo del gusano”. Cuando mi padre murió no dejó herencia para repartir, pero los consejos de mi padre han sido para mi la más grande heredad. Dios bendiga siempre su alma.

LA LUZ DIVINA EN EL SER HUMANO

  • Posted by on September 25, 2013 at 4:28 PM

luz(Cuento No. 13). EL NIÑO Y EL ESCULTOR. Había una vez un niño que era amigo de un escultor que se llamaba Miguel Ángel. Como el tallador de piedra vivía en la misma cuadra del pequeño, el chiquillo cuando salía del colegio iba donde el artista a ver las esculturas. Una vez el niño ingresó al taller del escultor y quedó admirado al ver una piedra blanca, tan grande como una nevera. Impactado por el tamaño de la roca le preguntó al escultor cómo había hecho para traer hasta el taller esa piedra tan grandota y el hombre le explicó que había utilizado una grúa de esas para transportar carros. Pasó un tiempo y el niño una vez más fue donde su amigo el tallador y quedó atónito, asombrado, anonadado, cuando vio un enorme, brillante y hermoso ángel blanco en el lugar donde antes estaba la piedra, fue cuando preguntó: –Oye, Miguel Ángel, ¿Cómo supiste que dentro de la piedra había un ángel?

____________________________

FORO CON LOS ESTUDIANTES

–LOBITO. ¿El ángel realmente estaba dentro de la piedra o fuera de ella?

ESTUDIANTE. Estaba dentro de la piedra,  lo que hizo el escultor fue quitar con el cincel y el martillo lo que no dejaba ver el ángel.

–ESTUDIANTE. Yo pienso que el ángel primero estaba en la mente del escultor y luego lo cinceló en la piedra. Al estar en la mente implica estar adentro de la persona.

–LOBITO. O sea que la técnica para que aflore lo divino que hay en cada persona es quitar y quitar. Como quitar la cáscara a una fruta para que aparezca el fruto.

–ESTUDIANTE. Lobito, nos puedes aclarar esto de que para que salga a flote lo divino solo hay que quitar.

–LOBITO. Quitar lo negativo para que aflore lo positivo. Quitar la mentira, la codicia, quitar los deseos, la violencia, la ira, la maledicencia, el condicionamiento, etc. Veámoslo en un ejemplo: Tienes un bombillo que ilumina la habitación, lo cual permite ver los objetos como son, porque en la oscuridad no se ven bien y, además podemos tropezarnos con ellos, pero si al bombillo se cubre con una toalla, y otra más y luego muchos trapos más, llega un momento que la luz del bombillo no ilumina la habitación y todo se hace oscuridad. Bueno, así como en el cuerpo hay casi un 80% de agua, todas las personas tiene un bombillo de luz divina, esta increíble y maravillosa energía es la que ilumina nuestra conciencia para ver la vida en su verdadera y real dimensión. Esta luz divina ilumina disipa la ignorancia para ver el camino que conduce a la iluminación. La iluminación no es otra cosa que la comprensión profunda y total de la vida como es realmente y no como la religión y la filosofía nos dijeron que era.

–ESTUDIANTE. ¿Qué son los trapos que no dejan salir la luz del bombillo?

–LOBITO. Los trapos que hay que quitar para que brille la luz divina son los conceptos condicionantes de todo tipo que hay en la mente del hombre, igualmente es la ira, el resentimiento, el odio, la codicia, etc. Un bebé no tiene conceptos en su mente y por ello él brilla con luz divina y atrae la atención de todos. Los conceptos no dejen que el bombillo de luz divina brille en toda su intensidad y la persona se ilumine.

–ESTUDIANTES. Ok. Tirar o quitar los trapos es sencillamente tirar los conceptos condicionantes ¿Y cómo se logra eso?

–LOBITO. Buena pregunta. La repuesta será tema para otro foro.

TODOS QUEREMOS LO MISMO

TODOS QUEREMOS LO MISMO

! TODOS QUEREMOS SER FELICES ! (A. Lobito A.) Pregúntele a cualquier persona si quiere ser infeliz y le responderá que no, que quiere ser feliz. Pregúntele a cualquier persona si quiere estar enfermo y le dirá que no, que quiere tener salud. Pregúntele a cualquier persona si quiere estar end...

EL AMOR, SEGÚN EINSTEIN

EL AMOR, SEGÚN EINSTEIN

EL AMOR, LA FUERZA MÁS PODEROSA DEL UNIVERSO A finales de los años 80, Lieserl, la hija del célebre genio, donó 1.400 cartas escritas por Einstein a la Universidad Hebrea, con la orden de no hacer público su contenido hasta dos décadas después de su muerte. Esta es una de ellas. a Lieserl E...

MUERE UN HOMBRE Y NACE UN MITO

MUERE UN HOMBRE Y NACE UN MITO

GABRIEL GARCÍA MARQUEZ: Muere el hombre, se desintegra el cuerpo físico quedando reducido a cenizas, pero nace un mito gigantesco, eterno, perenne y se agiganta la leyenda en todos los idiomas y en todas las naciones de la tierra. Su obra literaria es universal por siempre, igual que ...

EL VUELO DE LOS GANSOS

EL VUELO DE LOS GANSOS

EL VUELO DE LOS GANSOS La ciencia ha descubierto que los gansos vuelan formando una V porque cuando cada pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás de él. Volando en V la bandada completa aumenta, por lo menos, un 75% más su poder de vuelo que si cad...

MINICUENTO

MINICUENTO

El Comeréditos (Alfonso LOBITO Amaya) Luego de una búsqueda acuciosa lo hallaron engullendo réditos al pie de la montaña de billetes verdes. Había crecido de manera descomunal y tenía el color del alimento que tragaba. Temblando de miedo, los colonos, al unísono le preguntaron: --¿Qué...