You are reading all of the stuff that's been tagged with 'MORALEJA'

CUENTO SOBRE VALORES

  • Posted by on May 17, 2017 at 11:57 AM

EL BURRO Y EL PERRO

Un burro comía berros y un perro se los robó, el burro lanzó un rebuzno y el perro al barro cayó

En un pueblo había un lavandero que se puso muy feliz porque le mandaron a lavar un montón de ropa de una familia rica que organizaba un matrimonio. El hombre echó sobre un burro varios bultos de ropa y, acompañado de su fiel perro, se fue de madrugada para el río. Una vez allí se puso a lavar la ropa, y la extendía a lo largo de la orilla. Mientras esto sucedía, el burro se dio a comer pasto fresco, tomar agua y descansar; pero al perro le tocaba ir de un lado a otro de la orilla cuidando la ropa para que no se la robaran. Así pasó el día hasta la tarde cuando regresaron a la casa del lavandero.

Esa noche el perro le dijo al burro que si llegaban los ladrones, él no iba a ladrar para dar aviso porque el lavandero todo el día lo había puesto a trabajar y no le había dado de comer, y como él no era un burro no iba a llenarse la barriga comiendo pasto. Fue así como a la media noche llegaron los ladrones por el tejado, y el perro no quiso ladrar a pesar de la insistencia del burro. Éste viendo que los ladrones metían la ropa en costales se puso a rebuznar durísimo y a dar coces a la madera. El lavandero, furioso porque el burro no lo dejaba dormir, vino con un palo y le dio una paliza. El perro se burlaba del burro diciéndole que eso le pasaba por metiche.

 

******************************************

¿Qué opinan de esta situación? ¿Qué enseñanza nos deja este cuento?

MORALEJA.

No correcto asumir las responsabilidades y deberes de los otros.

Cada cual debe cumplir con sus deberes.

CUENTOS Y MORALEJAS

  • Posted by on January 3, 2013 at 9:34 AM

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

hombre-a-caballo El hombre robusto, con cierta frecuencia, halaba la brida para inducir al caballo a apurar el paso. El bruto, cada vez que veía hierba fresca, intentaba detenerse, pero el jinete se lo impedía. Era un camino destapado, polvoriento, de esos que llaman “camino de herradura”. Por allí transitaban los campesinos con las recuas de mulas cargadas de hortalizas.

Detrás del hombre a caballo, a unos pocos metros, un jornalero traía sobre sus espaldas una cama de hierro y alambre que parecía un catre, de esas que se doblan por la mitad como si fuera una maleta. A la vista de todos, la escena era inusual: Adelante, sobre el brioso animal, el hombre fortachón, gordo y colorado. Detrás de él, el sudoroso labriego llevando el armatoste sobre sus cansadas espaldas. A medida que avanzaban por la carretera la gente murmuraba:

“Qué injusta es la vida con los pobres. Miren al patrón, bien cómodo, con su buen sombrero para protegerse del sol, sobre el caballo; y detrás el infeliz jornalero cargándole la cama. ¿Habrase visto tanta inmisericordia ? El caballo debería llevar la cama. ¡ Qué falta de consideración !”

Sucedió luego que los dos hombres llegaron a una posada y, como era medio día y el sol canicular ardía sobre la piel, decidieron descansar.

El jinete se bajó del caballo, llevó al animal al abrevadero, sacó del talego un enorme cepillo, llenó el balde con agua y comenzó a cepillar el lomo sudoroso del animal. Mientras el jinete hacía esta labor, el otro señor armó la cama debajo de un árbol frondoso, acomodó el colchón, cuadró la almohada y se echó a descansar. La gente que llegaba a la pensión murmuraba:

“Qué injusta es la vida con los pobres. Miren al pobre jornalero refrescándole el caballo al patrón mientras éste ronca como un cerdo en la cama. ¡ Qué falta de consideración !”

Pasaron dos horas y el sol comenzó a inclinarse sobre el horizonte. El sofoco disminuyó y una brisa suave sopló de este a oeste. El hombre del caballo colocó de nuevo los aperos sobre el animal, montó sobre él y echó a andar con dirección al norte. Acto seguido, el hombre del catre despertó de la reconfortante siesta, recogió el colchón y la almohada, dobló la cama, se la echó sobre las espaldas y se fue caminando con dirección al sur.

===============================================================================

MORALEJA. No te creas todo lo que vean tus ojos. Verifica antes de juzgar.

CRISTO EN LA CRUZ COMO ERA REALMENTE

CRISTO EN LA CRUZ COMO ERA REALMENTE

CRISTO EN LA CRUZ MATERIALIZADO POR SAI BABA. " Este es Cristo como realmente estaba en el momento en que dejó su cuerpo, no como los artistas lo han imaginado o como los historiadores han hablado de él. Su estómago está sacó y sus costillas se están mostrando. Él no tenía comida dur...

!!! LLEGAMOS A 500 FANS !!!!

!!! LLEGAMOS A 500 FANS !!!!

  !!! LLEGAMOS A 500 SIMPATIZANTES DE LOBITO--FAN PAGE !!! Gracias a todos por leernos todos los días. Esta página está dedicada a la reconstrucción moral y espiritual. E inducir al lector por el SENDERO DE LA ACCIÓN RECTA, de la práctica de los los valores universales como EL A...

LOBITO QUIERE A LOS NIÑOS

LOBITO QUIERE A LOS NIÑOS

LLEVANDO ALEGRIA Y FORMACIÓN A LOS ESTUDIANTES. Taller de VALORES en Guayabal (Tolima)… 400 niños. Orientando a los estudiantes de primaria por el sendero de la Rectitud, la Verdad, la Paz, el Amor y la  No-violencia. Dramatización de cuentos. Terminado el taller los niños reciben los cu...

SOBRE LA OPULENCIA

SOBRE LA OPULENCIA

SOBRE LA OPULENCIA Es la opulencia que engaña al codicioso. Tan inestable y fugaz como el arco iris, da origen a interminables desvelos y provoca un ansia insaciable de mayores riquezas y preocupaciones. No tiene ninguna relación con los méritos de las personas, y tanto puede estar en mano...

CUENTOS Y MORALEJAS

1. El anciano y la lámpara Había una vez, una pequeña aldea perdida en las montañas en la que vivía solo un hombre que no podía ver: era ciego. Sin embargo, llevaba una lámpara encendida con él cada vez que salía de noche. Una noche, cuando volvía a su casa después de un paseo, se enc...