FULGOR DIVINO

23722623_1921338434860485_4602320316766422381_n

“Cuando el oro es fundido en el crisol resplandece con una singular aura amarilla.

¿De dónde emana esa luz? Sucede solamente que el fuego remueve la escoria,

la refulgencia pertenece al oro en sí, es su propia naturaleza.

El fuego es un medio para eliminar la suciedad. ¡No añade nada al oro en el crisol!

Si fuera el fuego quien da el resplandor al oro,

¿porqué un trozo de madera, de acero o una piedra echados al fuego no resplandecen como el oro?

El esplendor del oro no viene del fuego, sino que es producto de su propia naturaleza.

Igualmente la Practica Espiritual, indagación sobre Si mismo,

quita la escoria mental y resplandece el fulgor divino dentro del hombre que es su propia naturaleza””.