You are reading all of the stuff that's been tagged with 'OCAÑA'

! CUIDADO !…LOS PELIGROS DE IR A OCAÑA

  • Posted by on November 13, 2017 at 2:56 PM

¡LOS PELIGROS DE IR A OCAÑA ¡…!CUIDADO ESTÁS ADVERTIDO !

23473108_1663231707062600_4965406082855219904_n

((Bella ocañerita con fragancia se PINO))

El escritor ocañero Alfonso Lobo Amaya (“Lobito”), Premio Nacional de Literatura Infantil, advierte a colombianos y extranjeros, con suficiente antelación, que si van a viajar a la provincia de Ocaña, allá en el Norte de Santander, República de Colombia, Suramérica, quedarán expuestos a los siguientes peligros:

SECUESTRO. Hay una altísima posibilidad de que se enamore, se trague y quede secuestrado por el amor, porque las mujeres ocañeras, como las sirenas de la Odisea, encantan con sus sonrisas sensuales, hechizan con el ondular de sus caderas, embrujan con sus cabellos al viento, hipnotizan con las miradas picarescas y embriagan con el néctar de besos endulzados en la miel de las ciruelas Cocotas. Simón Bolívar llegó a Ocaña el 9 de enero de 1813, finalizada triunfalmente su campaña en el bajo Magdalena. Después de asistir a un Te Deum en el templo parroquial por su feliz arribo, la comitiva se dirigió a la casa de doña Carmen Ibáñez para un banquete. Este fue el día en que El Libertador conoció a las bellas hermanas Nicolasa y Bernardina Ibáñez. Bernardina fue considerada en su tiempo la más bella e inteligente de todas las señoritas. Todos los testigos aseguraron que era la mujer más hermosa de la Nueva Granada en la década de 1820, pretendida por El Libertador, quien enloqueció al verla de nuevo en 1819. Era el alma de las reuniones en las quintas santafereñas de la década de 1810.

PASEO MILENARIO. Es estadísticamente seguro que será metido en un carro con vidrios polarizados y llevado a un paseo milenario por lugares exóticos de belleza indeleble y paisajes de acuarela. Conocerá el encantador pueblito de La Playa de Belén, donde está el Área Natural Única Los Estoraques, formaciones antrópicas talladas por las caricias del viento, siluetas enigmáticas y majestuosas como trazadas por la mano invisible de un escultor renacentista. Luego lo llevarán, con los ojos destapados, por el complejo histórico de La Gran Convención y al popular Santuario del Agua de la Virgen, donde la Reina del Cielo, María, con manos en alabanza, apareció en un madero en el bosque de La Torcoroma; enseguida lo subirán, a pie por un florido sendero, a la estatua de Cristo Rey, con sus seis metros de altura, fundida en bronce y cobre en España; también lo pasearán por el legendario barrio La Costa, que al igual que La Candelaria de Bogotá, tiene “calles trazadas por la geometría de la emboscada”. Este paseo termina en las orillas del río Algodonal, donde es obligado, con un “guineo” en la nuca, a comerse un sancocho de gallina criolla al compás de alegres guitarras y al sabor del aguardiente “tres brincos”.

DROGADICCIÓN. Es un peligroso lugar para desarrollar adicción a la buena comida, por la gran variedad de dulces, panes y platos regionales, sazonados por manos centenarias. Entre otros: el Ajiaco con frijol de castilla y ruyas, la sopa de albóndigas, el pollo alcaparrado, los chicharrones crocantes con bollo limpio…y la reina de las comidas típicas: ¡la tradicional arepa de maíz molido!, con su peculiar ‘pellejo’ y rellenas con queso costeño y mantequilla, con aguacate y cebolla picada, con barbatuscas y carne molida, con revuelto de huevos pericos, con carne desmechada encebollada.

RECOMENDACIÓN: Si tiene planeado viajar a Ocaña para estas Navidades, por favor, es mejor que lo piense dos veces, porque el amor, las comidas y los paseos… ¡ Lo pueden intoxicar por exceso de felicidad !

POR QUÉ SOY OCAÑERO

  • Posted by on December 22, 2014 at 6:35 PM

POR QUÉ SOY OCAÑERO

(Alfonso Lobo Amaya)

ocaña 1Soy ocañero, porque nací en Ocaña, Norte de Santander, en el legendario barrio “El Carretero”, de padres ocañeros y abuelos centenariamente ocañeros. Mi padre, Lubín Lobo Quintero, ocañero por nacimiento y tradición; mi madre, Margarita Amaya, hija del poeta ocañero Adolfo Milanés (Euquerio Amaya), también ocañera de raíz y tradición, inyectaron en mi ADN la arquitectura psicofísica de la picardía ocañera, del carisma particular, la imaginación desbordante, el mamagallismo inagotable y la simpatía copiosa que tipifica a los ocañeros; porque así como la sombra siempre acompaña al cuerpo a todo lugar, igual va con la idiosincrasia del ocañero en donde quiera se encuentre.

Soy ocañero, porque la cuna que mi mamá balanceaba, con suave vaivén de olas marinas, para que durmiera plácido, fue hecha con madera de árboles ocañeros, tallada por ebanistas ocañeros y adornada con móviles imaginados y elaborados por las manos creativas de mi padre. Fui alimentado con la leche materna, con amor líquido almibarado con azúcar de dulces ocañeros, miel de ciruelas cocotas, tortas de guayabas arrayanas y vitaminas de las arepas de maíz cocido y molido, con pellejo crocante, rellenas de queso costeño rayado, carne desmechada o huevos pericos repletos de tomates y cebolla roja cabezona.

Soy ocañero, porque los años de mi infancia fueron mágicos, oyendo cuentos de espantos, en cocinas de casas viejas, como el de Antón García de Bonilla, jinete del más allá, que incumplió una promesa y fue castigado toda la eternidad. También escuchando leyendas de mi tierra con los amigos del barrio, sentados en las bancas de cemento del parque principal. Años sudorosos y alegres corriendo por la empedrada geometría de las calles de Ocaña, jugando fútbol en medio de la lluvia, con pelotas de trapos y marcadores de treinta goles por partido. Pescando lampreas, aguagatos y y corroncorros con costales de fique en el río Algodonal; o bien juntando hormigas culonas en tarros de vidrio. Otras veces elevando barriletes, hechos por nosotros mismos, en los cerros tutelares de la ciudad como el cerro de “Los muertos”, el de La Santa Cruz y el de Cristo Rey o jugando a apostar canicas, a rajar el trompo del contrincante o leyendo “paquitos” arrendados.

Soy ocañero, porque mi aventura escolar la pasé en escuelas y colegios de Ocaña. Aprendí a leer y a escribir en el “kinder” de “La Niña Sara”, allí en el parque histórico de San Francisco. La primaria en los colegios: San Luis Gonzaga, La Presentación, donde las monjas me recalcaron los valores espirituales a través de historias bíblicas y la escuela Adolfo Milanés donde me interesé por la lectura. Todo el bachillerato lo cursé en el Colegio Caro, con los mismos compañeros de clase, con los mismos profesores y con Emel, el portero que no nos dejaba entrar si llegábamos tarde. Tuve la bendita buena fortuna de caer en manos de profesores éticos, ejemplos de rectitud y honestidad, que nos trataban como a hijos y, que además de prepararnos en el conocimiento académico y científico, nos inculcaron los valores humanos universales para llevar una vida de rectitud.

Soy ocañero, porque iba a pie, en caminatas sudorosas, al Santuario de la Virgen de Torcoroma, donde María apareció en un madero, a pagar promesas para pasar los exámenes finales. Prender veladoras a Jesús Cautivo, allá en la iglesia de “El Carretero”, cuya imagen en relieve se formó en una piedra, para pedir por la salud de familiares enfermos o que no se cayera el bus de Copetrán en el alto de San In Villa. Y qué decir de las agotadoras caminatas, con morral al hombro, repletos de comida, por pueblos, impactantes miradores de la belleza de la naturaleza, como Buenavista, Pueblo Nuevo, La Playa de Belén (tierra de los Estoraques). Ábrego, con sus famosas paisajes, tipo Suiza, y sus misteriosas piedras negras.

Soy ocañero, porque montados en volquetas areneras o camiones de carga, toda una familia de más de veinte personas, con guitarras y triples, cantando bambucos y boleros, íbamos a las orillas del río Algodonal a lugares tradicionales como “La Rinconada”, “LA Ermita”, “EL trapiche” “San Luis”, etc., a hacer sancochos de gallina criolla, bailar con las tías y las primas y a tomar aguardiente “tres brincos” para sacarnos el frío de la tarde. Son los famosos paseos de olla que aún se conserven en la tradición ocañera.

Soy ocañero, porque con los amigos del barrio, en época de vacaciones escolares, tuvimos maravillosas experiencias ecológicas, a lo Tom Sawyer, en contacto con la exuberante naturaleza, haciendo excursiones a las montañas, cerros, ríos, lagos, bosques, a lo largo del Valle de los Hacaritamas, donde se encuentra localizada la provincia de Ocaña. En el “Cerro de los Cristales”, dormimos en colchones de hojarasca y musgo, en cavernas repletas de murciélagos, todo por conseguir unos cuantos cristales de cuarzo que yacían desperdigados por doquier. De estas experiencias, más tarde escribiría novelas y cuentos de literatura Infantil: “La Montaña de los Cristales”. “Tarrián, el gordo” (mis años en el Colegio Caro). “La Tortuga Desdentada” (Premio Nacional Susaeta de Literatura Infantil) y treinta cuentos más, galardonados en concursos de literatura.

Por todo lo anterior y por otras cosas maravillosas que no alcanzo a mencionar en este escrito para no extenderme más…! ES QUE SOY OCAÑERO !, de alma, cuerpo, corazón y mente.

CUENTOS EN VALORES

VALOR HUMANO: EL AMOR Cuento No.5. —EL MAGO Y EL SANTO. Dos amigos estudiaban en el mismo colegio y salón. A uno de ellos le encantaba lo mágico, siempre se le veía leyendo libros y revistas sobre temas fantásticos o viendo películas de magia; pero al otro chico le gustaba lo espiritual, le...

EL NUEVO Y GIGANTESCO SALARIO MINIMO 2013

EL NUEVO Y GIGANTESCO SALARIO MINIMO 2013

EL NUEVO Y GIGANTESCO SALARIO MÍNIMO 2013 EL REGALO DE AÑO NUEVO DE SANTOS A LOS POBRES ! UF! !... QUÉ REGALAZO DE AÑO NUEVO DE SANTOS  NOS VAMOS A ENRIQUECER. Salario mínimo para 2013 será de ....! .$589.500 pesos ! Aumentaron 700 pesos diarios !!!!! ….. $ 22.000 mensuales (U.S...

! ABRAZA A QUIEN AMAS !

! ABRAZA A QUIEN AMAS  !

LA TERAPIA DEL EL ABRAZO   Abraza con fuerza a la persona que amas y dile al oído cuánto la quieres. Abraza a tu hijo, abraza a tu hermano, abraza a tu pareja y a tus amigos. Susúrrales al oído que lo amas, que lo quieres, que lo aprecias. El abrazo es transmisión de energía espiritu...

“LA COMPARACIÓN ES LA MEDIDA DE LOS TONTOS”(Einstein)

“LA COMPARACIÓN ES LA MEDIDA DE LOS TONTOS”(Einstein)

Señalar las desgracias de los demás no elimina nuestras desgracias, ni siquiera las reduce, porque nuestras desgracias siguen de igual tamaño. Si te sientes superior porque tu situación económica es mejor que la de tu vecino o la de tu amigo o la de tus compañeros de trabajo que están endeu...

¿ QUÉ TE GUSTARÍA SER ?

¿ QUÉ TE GUSTARÍA SER ?

¿ QUÉ TE GUSTARÍA SER ? Dos amigos estudiaban en el mismo colegio y salón. A uno de ellos le encantaba lo mágico, siempre se le veía leyendo libros y revistas sobre temas fantásticos o viendo películas de magia; pero al otro chico le gustaba lo espiritual, leía libros de vidas de santos y ...