(Alfonso “Lobito” Amaya)

viejos Si hablas desde el resentimiento ves nubes negras en el cielo y relámpagos de odio en el horizonte. Entonces sientes frustración y rabia por todo y por todos.

Si hablas desde el amor ves un cielo azul y un sol radiante en el cenit. Es cuando experimentas alegría y compasión por todos los seres de la creación.

Si hablas desde la envidia ves todo desteñido, descolorido y la vida te parece un camino de amarguras y deseas el mal y el fracaso para los demás

Si hablas desde la mentira ves maldad y engaño por doquier y el temor es la sombre que camina a tu lado. Es cuando vives desconfiado de quienes te rodean.

Si hablas desde la verdad ves seguridad y confianza en lo que haces. Vas con la frente en alto por doquier ante cualquier circunstancia y todos te respetan.

Si hablas desde la ignorancia ves fallas en todas partes y piensas que los demás están equivocados. Entonces sientes que te desprecian y que te humillan.

Si hablas desde la sabiduría ves humildad en los actos humanos y comprendes a todos. No juzgas para no ser juzgado. Vives en una paz que a toda comprensión trasciende.

Si hablas desde la rectitud ves la vida desde la transparencia y la honradez en toda acción humana. La rectitud es la vieja carretera que conduce Dios.