¿SEGURIDAD EN QUÉ?

16101782-ea98-4b06-b114-4637be705926

El cambio es la esencia de la vida. El cambio, igual que la velocidad de la luz, es constante universal. Todo el universo está en permanente cambio. Una de las utopías o autoengaño más acentuado en el hombre actual es la búsqueda de seguridad en un sistema pensional, en riquezas materiales, fama, prestigio, dinero en bancos. ¿Seguridad en qué o en dónde si estamos insertados un proceso evolutivo? Pretender estar seguros en medio de un proceso de cambio universal es como buscar seguridad en el ojo de un huracán., donde la tranquilidad es aparente, ya que a su alrededor del ojo todo es turbulencia, caos y desastres.

Todo en esta vida está sujeto al cambio, nada puede permanecer estático. Estar bien en un momento dado de la vida es tan ilusorio como estar mal. Ambos estados son efímeros, ilusos. Hoy tenemos salud, mañana enfermedad. Hoy empleo y mañana desempleo, ayer éxito hoy fracaso; placer en un momento y sufrimiento al siguiente.

Al echar a rodar una moneda, cara y cruz, ruedan, al tiempo, no una después de la otra. El placer y el sufrimiento son caras de la misma moneda. El cambio de un repercute en la otra. La dualidad es la base de la vida en todo el universo. Fusión y fisión de átomos, unión y separación de parejas, amigos y familiares.

Las circunstancias deciden por nosotros porque éstas son catalizadores del cambio. Dependemos de las circunstancias, si están varían todo se viene al piso o se eleva a las alturas, pero nada puede permanecer estático. La vida, a cada paso, nos demuestra que esto es así. Basta con que la temperatura del planeta suba unos pocos grados y todos los seres vivos, plantas, animales y humanos quedamos fritos y nuestra seguridad se derrite como mantequilla al calor de una fogata.

Nos vamos a la cama a dormir sanos y nos levantamos enfermos ¿qué le pasó al cuerpo durante la noche? ¿Ni siquiera estamos seguros en la cama? De lo único que estamos seguros que va a pasar es que tenemos que morir y esto es para todo ser vivo sobre la faz de la tierra. Lu muerte es un cambio obligado ya que por ley todo lo que nace tiene que morir o desaparecer, desde un ser vivo, pasando por estrellas y galaxias.

Entonces, ¿que tiene de inteligente preocuparse por situaciones por las que ahora pasamos, sean buenas o malas, si de todas maneras no van a estar congeladas así por mucho tiempo.?

Buscar seguridad en un mundo en permanente cambio es estar destinado a la frustración.

¡Estar bien en un momento dado es tan ilusorio como estar mal!

La única seguridad posible para el hombre es Dios. Como dice el maestro espiritual Sai Baba

“”¿Por qué temer si estoy contigo?””

===========

ALFONSO LOBITO AMAYA