LECCIÓN NO APRENDIDA.

En los últimos 5.000 años de civilización el hombre ha hecho 15.000 guerras o enfrentamientos armados (promedio 3 guerras por año. En estos momentos hay guerras en la tierra) y los muertos suman millones de millones. ¿Esta milenaria y dolorosa experiencia sanguinaria le ha enseñado al hombre a no matar?

nombres-guerras-L-_Tr97iEsto obliga a deducir que la experiencia sólo ha llevado al hombre a ser cada vez más egoísta, codicioso, brutal, desconsiderado, lo que lo ha hecho menos inteligente, menos tolerante y más egocéntrico. La conclusión salta a la vista: ¡El hombre no aprende por vía sufrimiento!

El hombre siempre ha estado centrado en sus intereses mezquinos, individualistas; sólo pensando en su propio bienestar y el de su reducida familia, importándole un pepino el bienestar social y el sufrimiento de los demás. Y lo más grave, que esta absurda y estúpida forma de pensar es acicalada por los grandes medios de comunicación impresa, radial, televisiva y redes sociales por Internet… ¡ Y por un dañino e ineficaz sistema educativo que induce a los estudiantes al éxito material como meta suprema!

El maestro universal, la televisión, cuadricula sutilmente, por el método repetitivo, a los adolescente al consumismo desbordado, al materialismo de oropel, al desprecio por el pobre, al culto al dinero fácil y a la admiración por personajes siniestros y de farándula, como los capos de mafias, asesinos seriales y ladrones con títulos académicos.

¿Qué hacer para que el hombre cambie su mezquindad? ¿Será que los millones de muertos por guerras y por catástrofes naturales es un mecanismo de la naturaleza para equilibrar las cargas?, ya que si no nos matamos, ¿no cabríamos hoy sobre la faz de la tierra?

La pregunta del millón es: ¿La experiencia en verdad si enseña y cambia a las personas?

¿Cómo es posible que después de miles de años de guerras y millones de muertos el hombre no haya aprendido a respetar la vida?