EXPECTATIVAS Y DINERO

1917544_n_vir1

El gran problema de la vida, fuente de miedos, temores, sufrimiento y depresión son las expectativas creadas por la mente. El problema son las expectativas, es decir cuando actuamos y nos quedamos esperando que las cosas salgan o sucedan como nosotros queremos que salgan. Vivimos en el día a día con las expectativas de las cosas que hacemos se den como lo esperamos. No se trata de ser negativos o pesimistas, se trata de que cuando las expectativas no se cumplen como lo esperamos caemos en la frustración y de allí pasamos a la depresión

Ellas son el gran problema de la vida, dice Ramesh;  “Esperas algo, no lo recibes, te sientes frustrado. El dinero es realmente el problema principal para la mayoría de la gente. En lo personal, pienso que uno no debe menospreciar la importancia del dinero. Si el dinero no es problema, el 80 por ciento de los problemas no están allí. Luego los problemas que quedan son los que crea la mente con sus expectativas. Si las expectativas no se materializan, hay frustración. Entonces, si es posible vivir sin expectativas, no hay frustración.

Por ejemplo si meditas sin expectativas, entonces no hay problema. No te estoy pidiendo que no medites, sino que medites sin expectativa alguna. Lo que sucede ahora es que te sientas a meditar y todo el tiempo estás esperando que algo suceda: llamado silencio, llámalo estar en el uno, o lo que sea. Como lo llames, no importa. Pero el problema surge cuando meditas con alguna expectativa”.

Así que si no hay expectativas, vives tu vida. Pase lo que pase. ¿Por qué no dejar que la vida ocurra? No le puedo decir esto a alguien que necesita dinero, dinero para vivir, para la familia. Hablarle de espiritualidad a una persona hambrienta es el colmo No puedo decirle que haga algo y no espere beneficio monetario. Es por eso que nunca menosprecio la importancia del dinero. Ahora, si el dinero no es problema, ¿por qué tener expectativa alguna? Deja que la vida ocurra.

¡Te vas a la cama a dormir y el sueño te sucede! No elaboras el sueño. Igual sucede cuando te levantas, la vida sucede, no se elabora. Deja fluir la vida como va llegando en el día a día, sin expectativas, es entonces cuando logras vivir en paz mental, porque ¡la vida sucede, la vida ocurre, no se elabora!

Alfonso LOBITO Amaya