¿POR QUÉ TE DEPRIMES EN NAVIDAD?

TRSITESi piensas que has fracasado, ¡fracasado eres!, no porque realmente eso sea verdad, sino por tú lo piensas, te lo crees y te deprimes ¡Dime cómo piensas y te diré como sufres!… ¡Cómo piensas sufres! Quien te dice que eres fracasado son tus pensamientos. No puede haber “alto” sin “bajo”; decir que algo es “alto”, no tiene sentido, pues para que algo sea “alto” hay que compáralo con “bajo”. De la misma manera, si te sientes deprimido es porque te comparas con algo o con alguien, y la comparación es una de las grandes fuentes de sufrimiento en el ser humano.

Te deprimes en Navidad porque comparas: Comparas “aquellos buenos tiempos” con los tiempos actuales y terminas entristeciéndote porque piensas que “aquellos tiempos eran mejores”, y la depresión se agudiza aún más si le metes muertos a esa comparación. El ser humano sufre porque temer perder lo que tiene, pero también se llena de temor y se deprime porque piensa que momentos difíciles y situaciones dolorosas del ayer se pueden repetir, desconociendo de esta manera que el karma nunca se repite por la sencilla razón que en un proceso evolutivo, tanto físico como espiritual, no hay repetición del mismo acontecimiento. Es absurdo el pensamiento de que lo que le pasó a “fulanito”, así sea el vecino, te puede pasar a ti.

Te deprimes en Navidad por los conceptos religiosos propios de tu religión… ¡Por el estúpido condicionamiento religioso ¡¿Qué le puede afectar o importar la Navidad a un musulmán, un budista, un hinduista o aun indígena del Amazonas? ¡En nada, por supuesto! Si tú eres cristiano, ¿cuánto te importa el mes sagrado de Ramadán, propio de los musulmanes? ¡En nada, por supuesto! Lo que te deprime es que te creíste el cuento de la Navidad. Es como si te deprimieras por el final del cuento de la Sirenita. Si te afectan los finales tristes es porque te los andas creyendo.

No compares tiempos pasados con tiempos presentes. Eso es propio de los tontos. No compares situaciones felices del ayer con situaciones tristes en el hoy. Déjate de estar rumiando recuerdos felices de amigos y familiares muertos porque sólo conseguirás entristecerte y deprimirte. ¡El pasado sólo es memoria! Cuando una persona sufre un accidente y pierde la memoria y queda amnésico… ¡pierde todo su pasado! Y al no recordar nada no hay sufrimiento por vía de los recuerdos.

Sé inteligente y VIVE EL MOMENTO PRESENTE. Disfruta el hoy con tus seres queridos, con quienes te rodean en el momento. Sé inteligente: ¡VIVE EN EL AHORA!.. Eso es la verdadera sabiduría de la cual hablan todos los seres iluminados. Por estar pensando en lo que has perdido y en lo que no tienes NO DISFRUTAS LO QUE TIENES EN EL AHORA.

A todos mis lectores de esta página les auguro una Navidad Feliz y un año 2014 repleto de buenas noticias.